Vieja Travesia

Ir abajo

Vieja Travesia

Mensaje por jenny-demon el 6/9/2010, 4:07 pm

Wah, aqui traigo mi fic! Jiji, espero les guste! ^w^

Algunos en FF.net ya lo han visto, asi que... aqui lo dejo

Capítulo 1
Spoiler:

Capítulo 1.

Aaaah. – Me quejé mientras intentaba abrir los ojos. Me detuve un segundo, no recordaba nada. No tenía idea de cómo había terminado en aquel humilde Ger. Me levanté un poco, y noté que mi capa estaba en una silla al lado de la cama. ¿Qué había pasado? Escuché pasos y me volví a recostar. No soy una persona confianzuda, y el hecho de aparecer en casa de un perfecto desconocido, me resultaba de cierta forma temible.

- Vaya, ya has despertado, ¡menos mal! – Dijo una peliverde, con un tazón en la mano. – Llevas un tiempo dormida, te encontré cerca de aquí, no deberías vagar sin tener nada en el estómago. – Guardé silencio y estiré las manos, tomando el tazón, sin quitar la mirada de la enigmática chica que estaba frente a mí. – Y, bueno, ¿cómo te llamas?

- Giselle… - Dije mientras seguía viendo la casa. – Sacae… son símbolos de Sacae. – Dije mientras sonreía. – Vaya, ahora recuerdo, iba rumbo a Caelin, y me ganó la noche. – Guardé silencio, y no dije más mientras terminaba la sopa de un sorbo. – Gracias, pero… no deberías dejar entrar a cualquiera a tu humilde morada. Bien pude ser una espía, o alguien que te pudiera hacer daño. - Dije mientras me intentaba levantar de la cama.

- Soy Lyn. – La chica se sentó en la cama. – Y, créeme, se que no eres una mala persona. Lo supe cuando te vi. – Lyn tragó saliva y levantó la mirada. – Mis… padres fueron asesinados hace no mucho. Sé reconocer a una mala persona…

Guardé silencio mientras la veía. – Lo… siento. – Me encogí de hombros.

- Me prometí no volver a llorar. – Lyn sonrió y me vio fijamente. El estar conforme con alguien que no conocía era extraño. Se escuchó un ruido. - ¿Qué fue eso? Espera aquí, no vayas a salir. – Guardé silencio, mientras me levantaba y me colocaba la capa. Lyn entró corriendo, poco después. – ¡Son bandidos! ¡Seguro vienen a asaltar los pueblos! Tendré que detenerlos. – Lyn me volteó a ver al terminar de hablarse a si misma. – Quédate aquí, Giselle, no correrás peligro.

Sonreí. – Bueno, podría ser útil, Lyn. Si me lo permites, podría ayudarte. – Lyn abrió los ojos y me vio de píes a cabeza.

Ayudarme… ¿sabes usar armas? – Negué con la cabeza, a lo que Lyn se sorprendió aún más.

Soy… una estratega. – Dije mientras levantaba la mano. Me encogí de hombros y sonreí. – Podría ayudarte, no te estorbaré, lo prometo.

Está bien. Hace mucho que no escuchaba de estrategas, Giselle, pero si quieres ayudarme, iremos juntas. – Lyn me tomó de la mano y salimos de su Ger. – Bien, Giselle, hagámoslo. No te alejes de mí, no pasará nada, lo prometo.

Vi cuántos enemigos había, sólo dos. – Acerquémonos a ellos, Lyn. – Sonreí.

Bien, - Lyn se acercó lentamente, pero uno de ellos nos vio. – Demonios, nos vieron. Quédate atrás, Giselle. Yo me encargo. – Lyn acabó con el en poco tiempo. Me vio tan pronto finalizó. Tomó algo de su mochila y sonrió. – Vayamos contra el otro.

Poco pude decir, Lyn era una gran guerrera. Siempre quise ser así, pero soy muy débil para siquiera sostener un cuchillo. Terminó con los dos enemigos y me volteó a ver. – Regresemos a casa.

Lyn me dejó dormir en su Ger. Me recosté en la cama y me quedé observando a la nada. Lyn… el sólo saber que está sola en el mundo me hacía recordar mi pasado. Un pasado grabado en mi mente… cerré los ojos. – Madre… Padre… - Tragué saliva y recordé las palabras de Lyn. – No, yo tampoco volveré a llorar. – Me quedé dormida, divagando en sueños casi tan reales como la batalla del día anterior.


- ¿Giselle? Despierta. – Lyn sonrió mientras tocaba mi hombro. - ¿Descansaste bien? La batalla de ayer fue desgastante, supongo. – Me erguí y vi a Lyn. – Tienes un cabello muy bonito. No deberías cubrirlo con la capa. – Lyn me vio fijamente a los ojos. – Como sea, quería… proponerte algo. Veo que tienes conocimientos de guerra y todo eso, ¿te gustaría que viajáramos juntas? – Sonreí. Sería maravilloso poder viajar con alguien, y que mejor que con Lyn. Asentí sin decir más. Lyn sonrió. – Quiero volverme más fuerte, Giselle, con tu ayuda se que lo lograré. ¡Seré la mejor con tu ayuda!

Sonreí lentamente. Tenía un presentimiento extraño, me agradaba el hecho de que podría ayudar a Lyn en esta que parecía una larga travesía.

Capítulo 2
Spoiler:

Fuimos a Bulgar. Si bien era cierto que poco sabíamos a dónde íbamos, era agradable pasar tiempo con Lyn. Me detuve mientras veía un puesto con joyas de oro.

- Puede preguntar, señorita, no se preocupe. – Dijo un señor mientras sonreía al verme asentir sin quitar la mirada de unos pendientes.

- Giselle, estoy por aquí, no te vayas a ir muy lejos, ¿sí? – Lyn me gritó mientras cargaba unas bolsas con víveres. Vi al hombre mientras sostenía los aretes, pero escuché una voz al fondo.

-¿Esos aretes son casi tan hermosos como tú? – Un joven castaño se colocó a mi lado con una sonrisa de oreja a oreja. – Que tal si te quitas esa capucha, y me dejas comprobarlo.

-¿Dis-Disculpa? – Dije mientras me encogía de hombros y me sonrojaba lentamente. Vi por encima de su hombro, encontrándome a Lyn caminando rápidamente hacia nosotros.

- ¿Cómo te llamas, bella dama misteriosa? – Dijo el joven mientras se intentaba acercar a mí.

-Permiso… - Gruñó Lyn, mientras quitaba a aquel coqueto castaño y me tomaba del hombro.

-Vaya, vaya. Estoy de suerte. Dos bellas señoritas que querrán pasar un rato con un noble caballero hoy. – Dijo burlonamente mientras nos veía a las dos.

- ¿Qué te crees para hablarnos con tal descaro? – Lyn preguntó molesta.

- Lyn… déjalo así, tan sólo es… - Intenté detener a Lyn, pero no pude hacer mucho.

- Aaaah, pues soy de Lycia. De una humilde morada en Caelin, donde solo salen hombres honrados. – Sonrió el castaño intentando tomar la mano de Lyn.

- Sí, se nota. – Respondió con sarcasmo Lyn, mientras me veía de reojo. – Vámonos, Giselle, no vale la pena seguir discutiendo. – Lyn me tomó de la mano y nos fuimos de ahí. El castaño comenzó a gritar, pero Lyn no quiso detenerse. – Eh, los caballos no dejan pasar. Ah, tenía que ser él el dueño, ¿no?

Sonreí, a Lyn en verdad le molestaban los chicos así. A mí siempre me han cohibido. Caminé tras ella, al lado del chico castaño estaba un pelirrojo que vio de reojo a Lyn.

- Con permiso, no me dejan pasar. – Lyn dijo mientras veía fijamente al castaño. – ¿Podrían quitar sus caballos?

- Por supuesto, disculpe. – Dijo el pelirrojo con cierto tono de arrepentimiento. Vi al castaño, que sólo bajó la mirada.

- Gracias, por lo menos tú pareces respetable. – Lyn sonrió mientras se daba la vuelta.

- Disculpa, no… ¿no nos conocemos? – El pelirrojo arqueó la ceja mientras veía fijamente a Lyn.

- ¿Cómo? – Lyn gruñó molesta.

- ¡Kent, yo la vi primero! – Dijo el castaño haciendo un puchero.

- Vámonos, Giselle. Está claro que clase de hombres son los caballeros de Lycia. – Lyndis se dio la vuelta. Vi fijamente al tal Kent, no parecía un mal hombre. En realidad, ninguno de los dos… pero… me di la vuelta y corrí con Lyn. Me quedé callada un segundo, alguien nos seguía. Vi a Lyn de reojo, esta asintió mientras aceleraba el paso. Nos estaban siguiendo, pero… ¿quién? Lyn se detuvo un segundo. – No son los caballeros de la ciudad. – Lyn me colocó tras ella. Eran bandidos.

- Hola, preciosa. Jejeje. – Un bandido se dirigió a ella. – Te llamas Lyndis, ¿verdad?

- ¿Cómo…? ¿Quién eres? – Lyn tomó el mango de su espada.

- Vaya desperdicio. Lo que se hace por oro. En fin, te llegó la hora. – El bandido sonrió. – ¡Vamos, chicos!

- Son… demasiados. Pero no pienso rendirme, menos si vienes conmigo, Giselle. – Dijo mientras me volteaba a ver.

- Lyn, puedo… - Dije mientras estiraba la mano para tomar su hombro.

- ¡Ahí están! – Se escuchó a alguien que se acercaba rápidamente. – Aah, por fin llegamos. ¡Hey, ustedes! ¿Qué quieren? Tantos contra un par de damas, ¡cobardes! – Dijo el castaño de la ciudad sonriendo.

- Tu… - Lyn los vio, eran Kent y su "simpático amigo".

-Podemos hablar más tarde. Si estos quieren luchar, que se midan conmigo. – Dijo Kent mientras veía a la bola de bandidos que se paraba frente a nosotros.

- ¡Yo me haré cargo! – Dijo el castaño muy confiado del resultado.

- ¡No, son míos, yo me encargo! Váyanse. – Dijo Lyn mientras caminaba hacía ellos.

- No me quedaré aquí, viendo como peleas. – Refunfuñó el castaño.

- Ya sé, tú podrías dirigirnos. – Dijo mientras me señalaba y estiraba la mano. – Sube. – Me subí rápidamente al caballo y escuché al pelirrojo. – Soy Kent, caballero de Lycia. Este es mi compañero Sain. Te obedeceremos en esta batalla. ¿Así está mejor, mi lady? – Kent vio a Lyn. Yo sonreí. Lyn parecía estar de acuerdo.

La batalla fue sencilla, pero pude descubrir las debilidades y virtudes de los jóvenes Lycianos. Lyn se acercó a Kent, que me ayudaba a bajar de su caballo.

- ¿Y bien? ¿Me contarán su historia? – Dijo Lyn cruzando los brazos.

Kent asintió. – Salimos de Caelin, en Lycia, en busca de alguien. Llevamos un mensaje a Lady Madelyn, que se fugó con un nómada hace unos 19 años.

- ¿Madelyn? – Dijo la peliverde mientras abría los ojos sorprendida.

- Así es, la única hija del marques de Caelin. Siempre ha sentido mucho el hecho de que se haya ido. Y al final de cuentas, terminó negándola. – Kent bajó la mirada.

Las palabras iban y venían, Lyn abría cada vez más los ojos… lady Madelyn, lady Madelyn… parecía que era lo único que escuchaba.

- Eres idéntica a tu madre. – Dijo Kent mientras sonreía.

Lyn despertó de su trance y lo vio fijamente. - ¿La conocías?

-No, no tuve la dicha. He visto sus retratos en el castillo. Cuando te vi, supe que eras su hija, no me cupo la menor duda, lady Lyndis.

- Para mi tribu, siempre fui Lyn. Pero para mis padres, era Lyndis. Es extraño… me creía sola en el mundo, y ahora tengo un abuelo. – Vi como se iluminaba una sonrisa en el rostro de Lyn.

Sonreí de igual manera. Era muy afortunada esa chica de las llanuras de Sacae. Levanté la mirada al sentir una ligera brisa. Los chicos siguieron hablando, no quise meterme en más conversaciones que poco necesitaban de mí. Acaricié al caballo de Kent, mientras una vaga imagen de aquel turbio y extraño pasado volvía a mi mente:

- Madre… - Una pequeña de ojos miel veía a una mujer de mirada perdida, tirada en el suelo. – Despierta, madre.

- Eres un monstruo… - Un hombre se paró detrás de ella. – Eres un monstruo, y lo sabes… - Se iluminó una tétrica sonrisa del rostro de aquella lúgubre silueta.

- Madre… ¿qué has hecho con mi madre? – La niña gritó a la silueta.

Una risa escandalosa y grosera inundó la habitación.

Tenía la mirada perdida, ¿madre? No recuerdo a ninguna madre, ninguna silueta que me dijera algo similar… ¿padre? Hasta donde sé… yo… - Giselle… - Kent me tocó el hombro, yo volteé de un brinco, mientras Kent se sorprendía ante la reacción. - … perdón, no quise asustarte…

- Vaya, que malo eres, ¡asustar a una dama de esa forma! – Sain se burló, mientras yo me sonrojaba.

- No, no te preocupes. Sólo estaba soñando despierta. – Sonreí mientras veía al pelirrojo a los ojos. Lyn me veía sorprendida, sonrió y vio a Kent sin decir una palabra.

- Sé… que te pido demasiado, Giselle. – Lyn me vio fijamente. – Me iré a Caelin, con mi abuelo. Es lo mejor… tienes derecho de decidir qué hacer. No… no te obligaré a nada. Aunque… tu compañía me serviría mucho.

Guardé silencio… ir a Caelin. Por alguna razón, estaba buscando algo, pero… ¿qué era? Ir con Lyn… seguro me ayudaría a saberlo… sí. – Iré contigo, Lyn. Si me lo permites, claro…

- ¡Por supuesto! Tu ayuda será muy útil… a parte, no quiero abandonar una amistad que a penas va naciendo tan pronto. De nuevo, te agradezco que permanezcas conmigo, Giselle.

Sonreí mientras levantaba la mirada. Esos recuerdos vagos… serían ¿reales?

Capítulo 3
Spoiler:

Estabamos desayunando, me había quitado la capa y sentado frente a Kent, que discretamente me veía de reojo. Lyn arreglaba no se qué cosas, mientras Sain amablemente preparaba el desayuno.

- He de decirte… - Sonrió el castaño mientras se acercaba con tres platos. - … que sin esa horrenda capa si que te ves mucho mejor, Gis. – Me sonrojé hasta las orejas. No sólo me había coqueteado… me había llamado como nadie más que mi hermano mayor solía. – Deberías deshacerte de ese trapo, así no conseguirás marido.

El joven se fue burlonamente, mientras yo sostenía mi plato. Kent gruñó mientras me veía. – Ignora a mi patético compañero, te ves linda con o sin capa. – Kent comenzó a comer, después me volteó a ver bruscamente. – Lo digo de buena…

- Lo sé, gracias Kent. – Sonreí intentando evitar que se siguiera avergonzando. Me quedé callada mientras seguía escuchando "Gis"… mi hermano mayor, mi adorado hermano mayor… ¿qué fue lo que…? Comencé a comer, esperando que el nudo en la garganta se fuera. Sain volvió con otro plato de comida.

- Espero les guste, es mi especialidad. Frijoles con riñón de cerdo. – Sonrió mientras veía a todos esperando alguna reacción de asco.

- Si esperas que reneguemos, debiste habernos dado esto cuando no estábamos tan hambrientos. – Lyn siguió comiendo el platillo de Sain. Yo solté una pequeña risa.

- La verdad es que te ha quedado muy bueno, Sain. – Sonreí mientras me acomodaba el cabello tras la oreja.

- Aaaah, en serio que te ves muy bien. Quién diría que las estrategas fueran tan hermosas. – Sonrió mirándome fijamente.

- Bueno, ya basta, Sain, pones de nervios a Giselle. Así no querrá seguir siendo nuestra estratega. – Kent le dijo molesto a Sain.

- No, por favor, no lo regañes. No me molesta que lo diga, solo que no estoy acostumbrada. – Sonreí mientras me ponía la capa.

- Ya te dije, deshaste de esa horrible capa, y te irás acostumbrando. Tu cabello negro, y esos ojos café claro no merecen estar escondidos. – Sain siguió comiendo. Lyn ignoró todo el palabrerío y al terminar de comer caminó hacia a mi.

- Giselle, ¿que te parece si tomamos otro camino? – Dijo mientras abría un mapa. – En un altar hacia el este hay una espada sagrada. Mi pueblo acudía a ahí a orar por protección al hacer largos viajes.

- Vaya, qué curioso. – Dijo Sain. – Elimine es el culto dominante en Elibe.

- Me complace ver que al menos aquí se conservan las viejas costumbres. – Sonrió Sain mientras se acomodaba la armadura.

- Vaya, Elimine… - Dije mientras levantaba la mirada. – Es bastante interesante. Me parece una gran idea ir a orar, Lyn. Creo que a todos nos serviría un poco.

- Bueno, no creo que lleguemos a tardar mucho. – Sain sonrió mientras se subía a su caballo.

- Vayamos, pues. – Kent me ayudó a subir de nuevo a su caballo.

Alguien se acercó. – Disculpe, señorita. – Le dijo una mujer a Lyn. - ¿Van al altar? – Lyn asintió viendo a la mujer. – Entonces corran y ayuden al sacerdote. Acabo de ver a un grupo de rufianes por el lugar. Me parece que quieren robar la espada sagrada del altar.

- ¿Quieren robar la Mani Katti? – Lyn vio a lo lejos. – ¡No podemos permitirlo! – La mujer nos pidió que ayudaramos al sacerdote, a lo que accedimos, tras ir primero a visitar a unos aldeanos.

- Entonces, iré a romper el muro. Tengan cuidado. – Dijo Sain mientras se adelantaba a una de las fortalezas.

- Viene un bandido, Giselle. – Lyn se fue a esconder por unos arboles, haciéndole señas a Sain de que hiciera lo mismo. – Sujetate. – Dijo mientras caminaba hacia los arboles, el bandido sonrió y corrió hacia nosotros. Me sujeté rápidamente de Kent. El logró esquivar el ataque del bandido, pero no pudo hacerle gran daño.

Volvió a atacar el bandido, logrando herir a Kent. – ¡Kent! – Grité mientras lo veía por la espalda.

- Tranquila, es sólo un rasguño. – Dijo mientras retrocedía un poco.

- ¿Cómo te atreves a preocupar a Gis? – Dijo Sain mientras remataba al bandido. – Eres cruel, Kent.

- Dejame ver, Kent. – Dije mientras le limpiaba la pequeña herida en la frente. – Vaya, ese bandido si que es salvaje, ¿herirte ahí?

- Eres muy amable. – Dijo el pelirrojo mientras sonreía. – Sain debe estar derrumbando la pared.

El castaño ya había terminado con la pared, y tras derrotar a Glass, pudimos hablar con el sacerdote. - ¿Eres de la tribu de los Lorca? - Dijo mientras veía a Lyn. La chica asintió y preguntó por la espada, la cual, en agradecimiento, el anciano dejó ver.

- Vaya, si que es una espada… mísitica. – Callé al ver un destello. – La Mani Katti…

- Eres la propietaria legitima de la Mani Katti, Lyn. – El sacerdote esbozó una sonrisa de gratitud. – Nunca imaginé que conocería al propietario de la espada en mi vida. Me considero muy afortunado de ver la espada en tus manos. – El anciano sonrió. – Deben irse, Lyn usa esta espada para afrontar tu destino.

-¡ C-Claro, señor! – Lyn sonrió entusiasmada. Salimos del altar y comenzamos a ver a la Mani Katti.

- Vaya espada más linda. – Dijo Sain mientras la veía a detalle.

- Es increíble. Tal vez sea la espada más famosa de toda Sacae, y es mía. – Lyn sonrió.

- No es tan extraño, hay leyendas similares. Espadas similares reclaman a sus dueños legítimos en todo el país. Pero al verte sacar la espada, Lyndis… sentí algo inexplicable. Esa espada te estaba esperando…

- Hey, yo no soy nadie especial. – Sonreí al ver como Lyn no entendía lo que pasaba aún; o como esa modestia salía a relucir en ese momento.

- Miralo así: Hay ciertas armas que se sienten mejor en tus manos. Bueno, pues, la Mani Katti se siente mejor contigo. – Sain sonrió. – ¿Te es fácil aceptarlo así? No parece que nos pueda servir a nosotros.

Lyn parecía muy feliz con esa espada. – Giselle, mirala… está es la Mani Katti… mi… espada. – Lyn dijo un tanto titubeante, mientras estiraba las manos. Era simplemente única, con grabados en la orilla, y un poco delgada. Sin duda alguna, parecía hecha a la medida de Lyn.

- Es… preciosa, Lyn, digna para ti. – Sonreí mientras le daba la espada.

Lyn sonrió. – Debo cuidarla. – Volteó a ver a los otros dos. – Sigamos adelante, aún queda una larga trama que recorrer.

Y así dejamos el altar, para seguir adelante. Por alguna razón, tenía un extraño presentimiento… sabía que mientras más avanzara, me acercaría más a lo que estaba buscando.

Dejo solo tres por ahora! Sayooo!

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~



Smile, it scares people
avatar
jenny-demon
Princesa de Elibe
Princesa de Elibe

Femenino Cabra
Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 30/08/2010
Ubicado en : En el imperio, unete a nuestro lado! Tenemos pay!!!

Personaje del rol
Nombre: Themis
Rango: General
Experiencia:
100/100  (100/100)

http://jenjen-deidei.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Vieja Travesia

Mensaje por KTTR el 11/9/2010, 11:36 pm

Waw. Qué buenos tiempos, me alegra recordar esas primeras veces que jugaba Fire Emblem. Lo haces muy al pie de la letra.
El pasado de Giselle está bastante bien, aunque al principio me pareció un poco demasiado emo.
La única parte que no me gustó fue el final del último capítulo, en donde están peleando y Sain salta cincuenta metros desde el muro a donde está Kent y luego de vuelta al muro y con eso se acaba la pelea, me perdí del jefe, Lyn no hizo nada. Simplemente mataron a un tipo y apareció el sacerdote con la Mani Katti envuelta para llevar.
Y me da cosa, pero tengo que preguntar ¿Usaste Mary Sue con Giselle? Si lo estás haciendo no está nada mal, simplemente quiero saber.

En una nota del uno al siete te doy un 5

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~



¡Shashe!
avatar
KTTR
Manakete de Durhua
Manakete de Durhua

Masculino Mono
Mensajes : 206
Fecha de inscripción : 06/09/2010
Ubicado en : Gringoland

Personaje del rol
Nombre: Lilith Schwer
Rango: Teniente
Experiencia:
30/50  (30/50)

Volver arriba Ir abajo

Re: Vieja Travesia

Mensaje por jenny-demon el 12/9/2010, 12:11 am

Grax por comentar. No me molesta que comparen mis personajes con los Mary-sue, no estoy en contra de ellos, y así comencé a escribir.

Para tristeza de muchos, nop, Giselle no es un mary-sue. He dejado atrás el Mary-Sue, ya que me gusta decir que soy especialista en yaoi. Soy tragi-comica. De ahi el pasado "emo" que le viste a Giselle, igual. Igual, por eso no siento que entre en mary-sue. Claro, doy a entenderlo por la forma de ser de ella, y el hecho de hablar en primera persona. No lo sé, la verdad, jeje. Y otra razón, es que supongo que uno de sus hermanos caería más en el Mary-Sue porque... porque mejor me callo o arruino el futuro del fic (aunque no hay yaoi... pero... XD)

Bueno, tampoco espero que se dejen llevar por los primeros 3 capitulos. Este fic fue con el que fui perfeccionando mi manera de escribir. Me han dicho que he mejorado, y sip, en otro foro postee el fic con correcciones. Yo sé que cae en lo absurdo, me lo dijeron en un review en FF.net, y lo corregí en los capitulos siguientes. Esto hizo mis capis más largos, mucho más largos.

Mmm, lo hago al pie de la letra por ahora... quiero que muchas de las cosas sean sorpresa (para todos aqui, menos para Cutlass, es el unico que no me permite secretos, siempre me saca hasta la ultima palabra... ¬_¬ malvado). Pero ya cambiará, te lo asegura la escritora XD.

Wueno, wueno... me extiendo y me desvío del tema, que no se me da muchisimo, verdad? XD

Les pongo otros 3 capis. Grax por tu comentario, son tomados en cuenta ^w^

--------------------------------

Capítulo 4
Spoiler:

Llegamos a un pequeño pueblo que estaba prácticamente destruido. Lyn vio con tristeza los alrededores, mientras nosotros nos bajábamos de los caballos.

- Este lugar… - Lyn se encogió de hombros.

-Toda la zona está en ruinas. ¿Por qué no les ayudará el marqués? – Sain cruzó los brazos mientras caminaba por los alrededores.

- En la montaña Taliver habita un grupo de bandidos muy crueles. – Lyn comenzó a recordar. – Mi pueblo estaba cerca, al otro lado de la montaña. Mi gente… - Lyn suspiró. – A esos bandidos les bastó una noche… - Lyn tomó aire mientras cruzaba los brazos. – Sobrevivimos poco menos de diez, incluida yo. Jamás perdonaré a esas bestias…

- Lyndis… - Sain vio a la chica.

Me encogí de hombros mientras me acercaba a Sain. Kent y yo guardamos silencio.

– No estoy huyendo, volveré y los destrozaré cuando me sea más fuerte. – Lyn levantó la mirada.- Lo juró, vengaré mi pueblo con mis propias manos.

-Mi lady… - Sain se acercó a ella. –… cuando te vengues de ellos, llévame contigo.

-Igual a mí. – Sonrió Kent al lado del castaño.

-Y yo creo que Giselle nos acompañara. – Sain me abrazó por la espalda. - ¿Verdad que sí?

Sonreí mientras simulaba una sonrisa. – Por supuesto, Lyn… estaremos contigo, pase lo que pase.

- Gracias… muchas gracias. – Lyn sonrió.

Nos metimos más en las ruinas del pueblo. Escuchábamos unas voces. Kent alcanzó a distinguir unos bandidos con una chica. - ¿Qué pasa ahí? Lyndis. – Dijo mientras la volteaba a ver. – Algo está pasando ahí.

- Es… es un pegaso. ¿Podría ser? – Lyn se acercó. - ¿Florina? ¿Eres tú?

- ¿Lyn? – Una chica pelimorada vio a la joven de Sacae.

- ¿Qué haces aquí? – Lyn la vio fijamente. Florina sonrió mientras corría hacia ella.

- ¿En verdad eres tu, Lyn? Yo… - La chica empezó a llorar.

- Vaya, que chica tan linda. – Sain sonrió mientras la veía de lejos.

- Vamos, no empieces. – Kent gruñó mientras se subía al caballo. – ¿Se conocen? – Dijo mientras se acercaba a ellos.

- Es mi amiga. Ella es Florina, aprendiz de jinete de pegaso de Ilia. Le incomoda la presencia de hombres. – Lyn vio de reojo a los dos jóvenes. Me acerqué con cautela, y vi a la jinete que se encogía de hombros.- Dime, ¿qué pasó?

- Pues… cuando oí que te habías ido… decidí seguirte. Vi este pueblo, y decidí ver si tenían alguna noticia tuya, no vi a estos dos… y… bueno… - Florina comenzó a jugar con sus dedos.

- ¿Aterrizaste en ellos? – Lyn la vio fijamente.

- Vaya, eso es nuevo. – Sain soltó una ligera carcajada.

- De… cierta forma. – Florina sonrió un poco.

Los bandidos comenzaron a agredirnos, querían llevarse a Florina. – Vamos, Giselle, tenemos que defendernos. Florina, vamos, puedes ayudarnos, eres una jinete pegaso. Bien, Giselle, vamos por ellos. – Se acercó a mí. – Sube con Florina, esta vez.- Negué con la cabeza.

- Iré al pueblo de ahí. Las paredes podrían servir para derrotar al enemigo. – Sonreí mientras veía a Lyn.

- ¿Quién es? – Dijo Florina mientras me veía fijamente.

- Soy Giselle, aprendiz de estratega. – Sonreí.

-Es un placer, Giselle. –Florina sonrió.

Sain y Kent se acercaron a nosotras. – Te cubriremos de esos bandidos. – Kent me sonrió. – No tardes.

Corrí al pueblo, no había un alma alrededor. - ¿Hola? – Grité seguía caminando.

- ¡Lárguense! Ya no tenemos oro, ¡déjenos en paz! – Una voz me gritó.

- ¿Bandidos? Vaya, se equivocan. Los… queremos ayudar. – Sonreí mientras veía alrededor.

- Que nadie salga. – Un chico castaño se acercó a mí. – No son bandidos, entonces, ¿Quiénes son?

- Soy Giselle, mis amigos y yo solo estábamos por aquí. Soy… solo la estratega del grupo, decidimos ir tras estos bandidos. Como no queremos que alguien salga herido, ¿podrías advertirles? – Sonreí mientras daba la vuelta.

- ¡Espera! – El chico me detuvo. – Me llamo Wil, y estoy, de cierta manera, de viaje, igual que ustedes. Esta gente ha sido muy cálida conmigo, ¿puedo luchar con ustedes?

- Por supuesto. – Sonreí mientras caminaba a la entrada del pueblo. Wil vio a los demás. – Chicos, este es Wil.

Sain lo vio de pies a cabeza. - ¿Y qué sabes hacer, mi joven amigo?

-Soy un buen arquero. – Wil se encogió de hombros.

Florina retrocedió un poco. - ¿Un arquero?

-¿Florina? – La vi sorprendida, mientras esta tomaba su pegaso.

- Los jinetes voladores suelen ser gravemente heridos por arqueros. – Kent se acercó a mí.

- Bueno, pero, soy del equipo ahora, no debes preocuparte. – Wil soltó una ligera risita mientras estiraba la mano. Florina se sonrojó completamente mientras emprendía el vuelo. – Y ahora… ¿qué dije?

- Tranquilo, ella se cohíbe con los hombres. Vamos. – La chica corrió a enfrentarse a los bandidos, al igual que los demás.

Eran bastantes, pero, pudieron acabar con ellos. – Bien hecho. – Sonreí mientras veía a Kent.

- ¿Por qué me has seguido? Es muy peligroso. – Lyn vio a Florina. Todos guardamos silencio.

- Muchas gracias por dejarme pelear a su lado. – Wil sonrió.

- Gracias a ti. – Le sonreí mientras veía a Kent.

Sain nos volteó a ver a todos. – Tengo una fabulosa idea, Florina. – Dijo mientras le sonreía a la pelimorada.

- Este tipo… - Dijo Kent mientras iba tras el.

- Ven con nosotros. – Sain sonrió. – Con Wil y contigo, somos un gran grupo, igualmente, muy independientes.- Sonreí mientras asentía con la cabeza. – Estábamos destinados a estar juntos, "La banda de mercenarios de Lyndis". – Sain sonrió mientras levantaba la mirada. – ¡No podrás encontrar un mejor grupo de entrenamiento en toda tu vida!

- Deja de estar bromeando. – Kent gruñó mientras veía al castaño fijamente.

- ¿Mercenarios? – Florina vio a Lyn extrañada.

- Te lo explicaré luego. Esto es… un poco nuevo, en realidad. Sea como sea, Sain tiene razón. ¿Vendrías con nosotros, Florina? – Lyn sonrió.

- ¡Me encantaría! – La pelimorada gritó mientras se acercaba a Lyn.

Sain me tomó del hombro. – Oh, hermosa Florina, soy caballero de Caelin. Mi nombre es Sain… - Dijo mientras tomaba la mano de la pelimorada.

Florina quitó su mano mientras retrocedía. - ¡No, retrocede! ¡No te acerques tanto!

- Ah, bella… y, sin embargo, tan recatada. – Sain sonrió mientras levantaba la mirada. Me encogí de hombros.

- Me disculpo por las palabras de Sain, una vez más. – Kent nos vio a Lyn y a mí.

- No hay por qué. No debemos dejar a Florina sola, ¿qué opinas Giselle? ¿Está bien que vengan los dos con nosotros? – Lyn sonrió mientras me volteaba a ver.

Vi a los dos. Wil se acercó con una enorme sonrisa en la boca. - ¿En serio está bien que vaya con ustedes?

- Claro, siempre y cuando tú lo quieras así. – Lyn sonrió mientras me veía.

- Estoy… en verdad agradecido. – Wil se acercó a mí. – Me robaron todo y… - Wil me sonrió. - … me he quedado aquí. Me parecería un honor permanecer en la Legión de Lyndis.

Lyn y yo nos volteamos a ver. Todos reían, parecían llevarse muy bien. - ¿La "Legión de Lyndis"? - Lyn sonrió mientras me veía.

Suspiré mientras veía a los demás. Qué grupo tan interesante. ¿Qué nos esperaba ahora?

Capítulo 5
Spoiler:

Seguíamos caminando, habían pasado unos días desde que Florina y Wil se nos habían unido. Levanté un poco la mirada: la puesta de sol inundaba el cielo de un rojizo hermoso.

- Aaaah, a que si es hermosa la puesta de sol. – Sain se acercó a mí con su caballo. Sonreí mientras asentía. – Vamos, si no te apuras, te dejarán atrás.

Seguí caminando al lado de Sain. Kent se acercó a nosotros. – ¿No has ofrecido llevar a Giselle?

- ¡No seas tonto! ¿Cómo no me ofrecería a llevar a una dama? – Sain gruñó.

- He decidido caminar un poco, gracias por preocuparte. – Kent me sonrió, mientras se adelantaba un poco.

Sain me vio y vio a su amigo. – Dime, Gis, ¿de dónde vienes? ¿Cómo terminó una bella estratega como tú en el camino de un grupo de mercenarios como nosotros?

Guardé silencio. ¿De dónde venía? Esa pregunta… era difícil de responder. Me detuve y levanté la mirada: la puesta de sol… - Yo… - Una serie de imágenes comenzaron a llegar a mi mente. Baje la mirada, para encontrarme con un Sain asustado.

- ¿Giselle? Te ves… mal. – El joven corrió hacia a mi, evitando que cayera al suelo. – Hey, Giselle. – El chico me tomó en brazos. Abrí lentamente los ojos.

- Sain… - Me separé de un brinco de él. – ¡Lo-Lo siento muchísimo! – Me sonrojé completamente, mientras me encogía de hombros.

- No te disculpes. Te estás sobre-esforzando, vamos, alcancemos a los demás. – Sain sonrió mientras me ayudaba a subir a su caballo.

Los demás habían llegado a un viejo fuerte. Wil sonrió mientras movía su mano. – ¡Giselle, está noche dormiremos aquí!

- ¿Aquí? ¿No hay nada mejor? – Sain revisó los alrededores, mientras me bajaba del caballo.

- Me parece maravilloso. – Sonreí mientras caminaba hacia Wil.

-Mi querida Giselle… tienes que estar bromeando. – Sain bajó del caballo molesto.

-Este es el mejor lugar y el más adecuado. Los bandidos están por todos lados, así que… nadie se fijará en nosotros si nos quedamos aquí. – Wil sonrió.

- A mi no me agrada. Prefiero los lugares a la intemperie. – Lyn cruzó los brazos mientras nos veía a todos.

- Mientras yo este con Lyn, no tengo ningún problema. – Florina sonrió mientras acicalaba a su pegaso.

- Siempre estaré con las señoritas, por supuesto, yo, su fiel caballero, Sain. – Sain sonrió mientras levantaba un brazo.

- Sain y yo nos quedaremos afuera, ustedes vayan a descansar. – Kent me sonrió, mientras entraba al fuerte.

Todos habían sido amables hasta ahora… y… esa serie de imágenes en mi mente… ¿qué había sucedido? – Perdón… - Lyn y yo volteamos al fondo del fuerte, había una mujer.

- ¿Sí? - Lyn sonrió y se acercó a ella.

- Disculpen… - La mujer nos vio fijamente. – Soy Natalie, de un pueblo cercano. – La mujer se dobló un poco. - ¡Ah!

Lyn corrió hacia ella. - ¿Estás bien? - Vio su pierna mientras me veía. – Parece que su pierna…

Me acerqué lentamente. La mujer sonrió. – No te preocupes, estoy bien. Es una enfermedad que tengo desde que era niña. No puedo caminar mucho, pero no me causa muchos problemas.

- ¿Y qué haces aquí? – Lyn vio a la mujer mientras se colocaba a mi lado.

- Busco a mi marido, me han dicho que está por esta zona. Dijo que reuniría dinero para curar mi pierna. – Se sentó lentamente mientras nos veía. –Salió del pueblo, y no ha vuelto. Es de buen corazón, pero temo que se haya metido en algo peligroso. – La mujer sacó un dibujo. – Este es un dibujo de él. No da el aire a él como desearía, pero… - La mujer soltó una risita. – Su nombre es Dorcas, ¿han oído de él?

Lyn y yo nos volteamos a ver. – Lo siento mucho, - Dijo Lyn. – no hemos oído nada de él.

- Ya veo. – La mujer nos sonrió. – Si lo llegaran a ver, denle un mensaje, por favor. Díganle que Natalie lo está buscando.

- Le diremos, es una promesa. – Lyn sonrió mientras se sentaba al lado de la mujer. Florina y yo nos vimos mientras sonreíamos.

Era bien cierto que Lyn inspiraba confianza, y que tenía un gran corazón. Lady Lyndis resultaba ser una joven digna de seguir, y aun me preguntaba, ¿qué había hecho para merecer caminar a su lado, protegiéndola e intentando llevarla a un futuro que ni ella misma imaginó?

- ¡Kent! – Lyn se levantó lentamente, mientras veía como el joven entraba corriendo.

- ¡Hay bandidos aquí afuera! – Kent me tomó de un hombro mientras nos veía a todas.

- ¿Cómo? – Lyn gruñó mientras tomaba el mango de su espada.

- Son bastantes. – Sain sonrió detrás de Kent. - ¿Salimos y los enfrentamos?

- No, eso sería perjudicial para Natalie, no se puede mover bien. – Lyn vio a la mujer y me vio a mí. – Giselle, ¿que hacemos?

Levanté la mirada. – Vayan, yo me quedaré cuidando a Natalie. – Todos se voltearon a ver.

- Eso es arriesgado. – Kent me vio fijamente.

-Un caballero no puede dejarte aquí con esta mujer. Dos mujeres desarmadas… no, no, no, ¡no puedo hacer eso! – Sain cruzó los brazos.

- Por favor, les pido que confíen en mí. – Me quité la capa y se la di a Natalie.

- Oh, querida Giselle, por supuesto. – Sain sonrió mientras juntaba las manos y me veía.

Kent gruñó y me dio una espada. – Se que es apresurado, pero… por si acaso, tómala.

Tomé la espada. – Yo… sé que harán lo mejor. – Sonreí mientras Kent se sonrojaba lentamente.

- Cuida… Cuídense, por favor. – Kent dio la vuelta, junto con los demás.

Natalie y yo nos quedamos sentadas. La mujer sonrió mientras me daba la mano. – Esos jóvenes se preocupan mucho por ti. – Natalie me vio fijamente.

- Yo… yo me preocupo por ellos mucho más de lo que ellos se podrían preocupar por mí. – Vi la espada. – Es increíble, Kent confía en que yo… pueda protegerte… - La vi fijamente. – Yo… sólo los ayudo a hacer una mejor estrategia.

- Para eso has de conocerlos bastante bien. – Natalie me vio fijamente.

Asentí con la cabeza. – Kent no es muy fuerte, pero es bastante preciso. Sain es fuerte, pero no es cauteloso. Lyn suele ser precisa, no hay muchas debilidades, aun a pesar de su apariencia. Wil es un buen arquero, sin embargo, obviamente, tiene problemas en ataques de cuerpo a cuerpo. Florina suele ser tímida y se cohíbe con los hombres, pero es una gran jinete pegaso… - Vi la espada fijamente…

- A-Alguien se acerca… - Natalie me vio fijamente. Me puse de pie y me acerqué a la puerta.

- No te preocupes, Natalie. Así como ellos se han… arriesgado, yo no dejaré que alguien te haga daño. – Sonreí y sostuve la espada frente a mí. Alguien entró era un hombre de cabello rojo.

- ¡Natalie!... – Me vio fijamente. Yo me quedé helada.

- ¿Có-Cómo? – Bajé la espada lentamente.

- ¡Dorcas! – Natalie sonrió.

-Natalie, ¿estás bien? – Preguntó el hombre, viéndola fijamente. Los veía un poco confundida. - ¿En qué pensabas al venir a un lugar así? – Dorcas me vio.

- Estaba preocupada por ti. – Natalie lo abrazó. – Olvídate de mi pierna, por favor. No debes correr tantos riesgos.

- Tienes razón. Perdí la cabeza, y Lyn me abrió los ojos. – Dorcas sonrió.

- ¿Están todos bien? – Sonreí mientras me acercaba a él. Dorcas asintió mientras me mostraba una ligera sonrisa. – Ah, que alivio. – Vi a Dorcas. – Ve a ayudar a los demás, después… podrías venir con nosotros… si así lo deseas, Dorcas.

Natalie sonrió. – Yo… he de agradecerte, iré a expulsar a esos bandidos. Sigan aquí, y no se muevan. – Dorcas dio la vuelta.

- No te preocupes, yo me quedaré con Natalie. – Sonreí mientras me rascaba la nuca.

- Ve con cuidado. – Natalie sonrió mientras veía como Dorcas se daba la vuelta.

Unos minutos después, todos los demás llegaron con nosotros.

- Giselle… - Lyn sonrió mientras me veía. – El enemigo escapó. ¡Lo logramos!

Natalie y Dorcas conversaban. Yo veía de lejos, mientras Lyn se acercaba a ellos. Wil me abrazó por la espalda. - ¿Qué es lo que ves, Giselle?

- Wil… - Me sonrojé un poco, mientras sonreía. – ¿No es hermoso? Amar a alguien a través de enfermedad y salud… - Wil me soltó mientras se enrojecía completamente. Yo retrocedí mientras negaba con la cabeza. – Me… me refiero a ellos. – Sonreí.

Wil se rascó la nuca. – Claro, es sólo que es noche y estoy… confundido.

- ¿Quieren cenar? Prepararé algo rico. – Sain sonrió mientras levantaba un cucharon y me tomaba del hombro.

- ¡Después de cenar seguiremos cuidando en turnos! – Kent sonrió mientras acomodaba unas cosas en su caballo.

Sain cruzó los brazos mientras gruñía. – Claro, claro, yo tengo que hacer guardia. ¿Quieres hacer guardia conmigo, Giselle? – El chico sonrió mientras movía el brazo.

-No tengo problema. – Sonreí mientras caminaba hacia Kent. El chico me vio fijamente. – Te devuelvo la espada, muchas gracias. – Kent la tomó y me vio fijamente.

- No hay de qué… - El chico sonrió.

Lo vi fijamente mientras soltaba una risa. – No sé por qué lo hayas hecho, pero… no sé usar las espadas, ni ninguna otra arma… es un poco ridículo el tener que…

- No hubiese soportado que te sucediera algo… - Kent me vio fijamente.

- ¿C-Cómo dices? – Guardé silencio.

- Eres una gran amiga, Giselle. No hubiese soportado que te sucediera algo. – Kent vio a su caballo.

- Confío en ti, Kent. Confío en ti y en todos, tanto como ustedes confían en mi. – Sonreí. – No quiero que me vean como una carga.

Kent se encogió de hombros. – ¡Nunca te vería como una carga, Giselle! – El chico se sonrojó. – Para mí es un honor luchar para protegerlas: a ti y a Lyn.

Sonreí lentamente. – Es mejor… que cenemos. – Me di la vuelta para ir con Sain.

- Giselle… - Kent me gritó. - … no es necesario que hagas la guardia, descansa. – Kent me vio.

- Kent… quiero que esta noche, sean ustedes los que descansen. – Sonreí mientras seguía caminando.

La noche era hermosa, y Kent, por primera vez en la vida, hablaba conmigo sin necesidad de llegar a halagos ni cortejes. – El cielo está tan estrellado. Parece una pintura, tan irreal… - Sain sonrió mientras veía al cielo. – Puedes dormir si lo deseas, yo me quedaré aquí. Agradezco la compañía de una bella dama, aunque sea dormida. – Sain soltó una ligera risa.

Moví la cabeza. – Quiero estar aquí… gracias… por preocuparte… - Todas esas estrellas… todas ellas se veían más brillantes esa noche.

Capítulo 6
Spoiler:

Estábamos camino a Caelin. – Estamos cerca de la frontera de Lycia. – Kent vio a Lyn.

- Estaremos a salvo en cuanto crucemos, ¿verdad? – Lyn vio a Wil que asentía.

- Así debería de ser. – El arquero se encogió de hombros. – No creo que los bandidos nos quieran perseguir más allá de la frontera.

Sain sonrió mientras veía al horizonte. – Ah, Lycia. Tanto tiempo… Mañana gozaremos de tus manjares. – Sonrió mientras nos veía. – Y dicen que la mujer de la posada del cruce es una belleza. – El chico suspiró. – Ah, comida y amor, ¡qué mejor para restablecer el espíritu de un hombre! Será una estupenda noche, ¿no, Kent?

Kent gruñó. – Si te vas a comportar igual que siempre, nos iremos a otro lugar. No venimos a ver el paisaje. – Kent vio molesto al castaño.

- Oye, vamos, ¡no seas injusto! – Sain gruñó

Lyn sonrió. – La posada estará bien.

Kent se sonrojó. – Claro, como digas, mi señora.

Sain se colocó al lado de Lyn. – ¡Eres un ángel caído del cielo, Lyndis!

Solté una risita mientras seguíamos caminando. Vi a Kent que suspiraba, Sain sonrió mientras me veía de reojo. - ¿Sigues queriendo ser independiente y caminar tu solita?

- Yo… yo sé que puedo caminar, gracias. – Sonreí mientras caminaba tras ellos. Wil, Florina y Lyn se acercaron a nosotros.

- Si dejamos sobrevivientes, todo el mundo creerá que los bandidos de Ganelon se han ablandado. – Un bandido sonrió mientras nos veía a todos.

Lyn sonrió. – En verdad, no nos importa su fama. Iremos a Lycia- Si se meten en nuestro camino, lo pagarán.

Los bandidos sonrieron mientras movían las manos. – ¡Qué descarada! ¡A ellos! Y no se detengan por las mujeres, ¡mátenlos a todos!

Todos se pusieron frente a los bandidos. – Kent, cuida a Florina. Hay un par de arqueros por… - Dije mientras señalaba a un lado.

- ¡Yo me encargo! – Sain cabalgó hasta a un lado de ella.

Mientras, cerca de ahí. – Aaaah, nos hemos pedido. ¡Qué fastidio! – Una chica de cabello rosa veía a su alrededor, mientras apretaba un báculo que traía en las manos.

- Dijiste que estabas segura de que este era el camino. – Un chico de cabello morado gruñó tras ella.

La chica lo vio molesta. - ¿Y qué tratas de decirme con eso?

- Digo que no eres la mujer a la que acordé escoltar. – Erk se sacudió un poco la capa.

La chica gruño. - ¿Y qué quieres decir con eso?

Erk tomó aire. – Oí que hacía falta alguien para acompañar a Ositia a una sacerdotisa lyciana indefensa… - Erk vio a la chica.

Ella sonrió mientras levantaba los brazos. - ¿Y luego? Aquí está la sacerdotisa.

Erk soltó una risa. - ¿Indefensa, tú? ¡Por favor! Serra, a ti no te hace falta ninguna escolta ¡Hasta el asesino más cruel huiría a los cinco minutos de estar contigo! – Erk tomó una bolsa. – Te devuelvo tu dinero, si gustas. Y ahora, ¿te molestaría irte sola a Ositia? – Erk la vio fijamente.

Serra se cruzó de brazos. – Nop, eres mi escolta. Eres muy limpio y pulcro. – La chica sonrió. – Una noble, como yo, no puede prescindir de una escolta apropiada, tú sabes, ¿no? – Serra lo vio de pies a cabeza. – No tienes una personalidad destacable, pero… tu apariencia no es mala.

Erk se colocó una mano en la frente. – En fin… es mi trabajo. – Erk abrió los ojos y la vio fijamente. – ¿Te tengo que acompañar hasta Ositia? Ojala tenga paciencia hasta entonces….

Serra lo vio fijamente. – ¿Qué te pasa? – Serra siguió caminando, con Erk tras ella. – Algo sucede ahí ¡Vamos a ver!

- Claro, en cuanto surge la oportunidad de meterse en problemas, es la primera en apuntarse. No hay cantidad de dinero que pague esto… - Erk suspiró mientras iba tras ella.

Serra vio como todos nos enfrentábamos a los bandidos. - ¡Maravilloso, una pelea! – Serra vio a Erk. – Vamos Erk, ¡es una pelea contra bandidos! Ahí hay unas chicas…

Erk tomó la mano de Serra. - ¡Baja la voz!

Un bandido los vio. - ¿Qué sucede? ¿Estás con ella? – Dijo mientras veía a Erk.

Serra se encogió de hombros, Erk negó con la cabeza. – Ah… hay una equivocación.

- ¡Te voy a partir en dos! – El bandido sonrió mientras corría contra ellos.

Serra retrocedió. ¡Aaaaaaaaah! ¡Erk, ayúdame!

- Cómo grita… - Erk colocó una mano frente a él. – ¡Serra, detrás de mi! ¡Hey, a ver si puedes conmigo!

Lyn volteó hacia el bosque. – Ese grito… Giselle, ahí hay alguien… - Volteé con ella. – Vamos. – Lyn me tomó de la mano mientras corría hacia Erk y Serra.

- Tengan cuidado, nosotros las cubrimos. – Wil lanzó un par de flechas.

– Ehm, perdón… hola, ¿por qué luchan contra estos sujetos? – Lyn vio a Erk.

Vi a los dos chicos, Serra sonrió lentamente. Erk se encogió de hombros. – Casualidad…

No es verdad. – Serra dio un paso al frente. - ¡Esos sujetos creyeron que íbamos con ustedes! ¡Es su culpa que estemos en este problema! ¿Cómo piensan arreglarlo?

Me encogí de hombros al ver como Serra nos veía. Erk vio a la chica de pelo rosa. – Serra, si no hubieras estado husmeando, podríamos haber evitado todo esto. – Erk nos vio mientras bajaba la cabeza. – Disculpen, no queremos causarles molestias.

Lyn cruzó los brazos. – Pero… si van a pelear, ¿no sería mejor unirnos? Así sería mejor, ¿no?

Serra sonrió. – ¡Sí, es verdad! – La chica levantó la mano. – Erk, te vas a ayudar a estas damas.

El chico vio a Serra. – Pero… - Nos vio fijamente. - … está bien.

Lyn sonrió. – Está bien, me llamo Lyn… - Me señaló después. – Y ella es Giselle. – Levanté la mano. - ¿Lucharán con nosotros?

- ¡Con todo gusto! – Serra sonrió mientras me abrazaba. – Soy Serra, y el es mi escolta, Erk. – La chica movió su mano. – Vete a pelear, anda, Erk.

Erk tomó aire. – Ay, madre… - Y fue con los demás.

Di la vuelta con Lyn. Serra era… extraña. Se dio la vuelta con una sonrisa. – Tú eras… Giselle, ¿cierto? – Sonrió mientras veía a Erk. – Olvidé decirlo, ese sujeto… es un mago. Yo lo he contratado y soy su "ama", por así decirlo. – Serra soltó una risa. Erk lanzó un conjuro, todos nos quedamos callados.

- Es… - Sonreí al ver a aquel mago.

- ¿No habías visto a un mago, Giselle? – Wil sonrió mientras me veía.

Negué con la cabeza. No recordaba haber visto alguno… me quedé callada, aquella serie de imágenes regresó a mi mente. – Hey, ¿todo bien? – Lyn colocó una mano en mi hombro.

- Sí. – Dije mientras me rascaba la cabeza. – ¡Cuidado! – Erk cayó al suelo tras ser embestido por un hachazo del enemigo. Wil lanzó una flecha y acabó con el bandido.

- Vaya, creo que iré a curarlo. – Me vio mientras sonreía. – Será su día de suerte, no le cobraré por hacerlo.

Me quedé callada mientras arqueaba una ceja. – S-Serra…

- Lo sé, lo sé, ¡soy tan generosa! – La chica corrió hacia Erk. Todos nos volteamos a ver.

- Vaya, esa chica… - Wil movió la cabeza.

-¡Es una belleza! – Sain sonrió.

Kent gruñó mientras movía la cabeza. Terminaron con todos los enemigos tras unos minutos. Lyn y yo vimos a los dos jóvenes.

Serra fingió una sonrisa. – Qué sorpresa, ¡eres muy fuere, Lyn!

Lyn vio el bastón de la joven. – Tú bastón es maravilloso, su poder me asombra. – La chica sonrió.

-Sólo lo podemos llevar los servidores del bien. – Serra sonrió.

- Muchas gracias por todo. – Le sonreí a Erk.

- No hay de que, cuídense. – Erk vio a Lyn mientras daba la vuelta con Serra.

- Ha sido un placer conocerlos. – Ella sonrió mientras se iba. – Vamos, Erk, tenemos que seguir adelante…

- ¿Qué es esto? ¿Una hermosa flor silvestre? – Sain se interpuso en el camino de los dos chicos. - ¡Qué criatura tan hermosa!

Serra sonrió. – Vaya, tu acompañas a Lyn, ¿cierto?

-Llámame Sain, por favor. – Sain sonrió mientras besaba la mano de Serra.

- Soy Serra, sirvo a la casa de Ositia. – Serra vio a Sain.

- ¡Qué hermoso nombre! – Sain sonrió. – Yo estoy al servicio del castillo de Caelin. Lyndis es la nieta de nuestro señor marqués.

Serra sonrió mientras veía a Lyn a lo lejos. – Mmm… un miembro de la nobleza, ¿eh?

Erk vio a Serra asustado. – Serra… ¿en que estás pensando, ahora?

Serra sonrió maléficamente. – Jijiji… que una persona poderosa te deba algo, no está nada mal. – La chica susurró.

- Debes estar bromeando… - Erk frunció el seño.

- ¡Sain! ¿Crees que podríamos unirnos a ustedes? – Serra sonrió mientras se colgaba del brazo del castaño. – Parece una persona muy amable, y me encantaría ayudarla.

Sain sonrió. - ¡Claro! Es una gran noticia. – Sain sonrió mientras me veía. – Precisamente pensaba que nos hacían falta combatientes. – Lo volteé a ver, mientras me hacía unas señas.

- Creo que… iré un segundo a ver a Sain. – Lyn me vio fijamente.

- Está bien… - Dijo mientras lo veía.

Caminé hacia donde ellos estaban, Sain les decía algo. - … hay asesinos por doquier. – Sain me vio.

- Entonces, mi bastón curativo y la magia de Erk les ayudaría. – Serra sonrió mientras me volteaba a ver.

Erk me vio. – Ehm… bueno, es que… suena un poco peligroso.

- Su bastón y su magia serían de gran ayuda. – Sain sonrió mientras se acercaba a mí. ¿A que sí, Giselle?

Me quedé callada mientras los veía. – Por… por mi no hay ningún problema, pero… deberías decirle a Lyn…

- Iré a hablar con ella. – Sain sonrió mientras iba con Lyn. Los dos chicos se voltearon a ver.

-Increíble… - Erk suspiró.

Sonreí mientras me daba la vuelta. – Vamos con Lyn. – Dije mientras veía a Serra.

- Genial, Erk. – Serra sonrió. – Nuestras buenas obras nos supondrán gratitud infinita.

-Ay… - Erk gruñó. – Creo que estoy enfermo.

Y sin duda alguna, nuestro grupo iba creciendo… y, dentro de poco, atacaríamos a ese Lord Lundgren por el bien de Caelin.

-----------------------

Sayoooo!

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~



Smile, it scares people
avatar
jenny-demon
Princesa de Elibe
Princesa de Elibe

Femenino Cabra
Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 30/08/2010
Ubicado en : En el imperio, unete a nuestro lado! Tenemos pay!!!

Personaje del rol
Nombre: Themis
Rango: General
Experiencia:
100/100  (100/100)

http://jenjen-deidei.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Vieja Travesia

Mensaje por Sorrento el 13/9/2010, 9:48 am

Te lo he dicho mil veces: "I f***ing love it!". Creo que exageran un poco el mary-sue. He leido todo en fanfiction, y me tienes emocionado. Giselle no cumple con una mary-sue, a mi parecer. Se que para una anti-twilight como tu es estresante que le digan eso, jajajaja.

Escribe! Cuanto tiene que no actualizas ese bendito fic?
avatar
Sorrento
Ladrón
Ladrón

Masculino Cabra
Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 13/09/2010
Ubicado en : un mundo bizarro y lejano; no esperes verme pronto

Personaje del rol
Nombre: Fargos
Rango: Teniente
Experiencia:
2/50  (2/50)

Volver arriba Ir abajo

Re: Vieja Travesia

Mensaje por jenny-demon el 14/9/2010, 10:45 am

Snif, Sorrento-san me regaña...

Jiu, ok... subiré otros 2 capis, y no desperes... ya voy a actualizarlo en fanfiction XD

Estoy terminando el capi 20 XD

------------------

Capítulo 7
Spoiler:

Llegamos a una ciudad nueva. Todo se escuchaba muy bien. Wil y Florina sonrieron mientras veían a su alrededor.

- ¿Qué ciudad es esta? – Lyn vio a Sain.

- Es Araphen, después de Ositia, es la segunda ciudad más grande de Lycia. – Sain sonrió mientras mordía una manzana y le ofrecía otra a Lyn.

- ¿Ah, sí? Pues, no se ve mucho movimiento. – Lyn me dio la manzana al ver que me acercaba. –Por cierto, ¿dónde está Kent?

- Dijo que iba a irse al castillo, pero… - Dijo mientras acariciaba a su caballo. – Ah, miren, ahí viene…

Kent llegó con nosotros, colocándose frente a Lyn. – Lady Lindys, vayamos al castillo. Nos darán refuerzos. El marqués ha aceptado apoyarnos en nuestra partida a Caelin.

Todos sonreímos mientras veíamos a Kent. - ¿Ha ha aceptado ayudarnos? - Lyn sonrió mientras tomaba aire.

- Sí, Araphen y Caelin han disfrutado de una estrecha amistad desde hace varios años. – Kent se bajó de su caballo. – Una vez que le informe de nuestra situación al marqués, aceptó brindarnos su apoyo.

- Y tal pareciera que tenemos un duro camino por recorrer. – Sain sonrió mientras volvía a morder su manzana.

Kent nos vio. – Si algunos soldados se unen a nosotros, el camino a Caelin será mucho más seguro. – Kent vio a Lyn y después a mí. – Siento mucho todas las dificultades que hemos tenido en el camino.

-No hay por qué disculparse. – Sonreí.

- No seas tonto, eres bastante competente, Kent. – Lyn sonrió mientras colocaba una mano en su hombro. Kent le devolvió la sonrisa mientras nos veía de reojo.

- ¿Kent? – Sain gruñó

- Ah, si… tu también, Sain. – Lyn sonrió mientras se daba la vuelta.

Vi a nuestro alrededor, topándome con un chico que veía fijamente unas joyas. No me había percatado de él, y hubiese sido cualquier otra persona, de no ser por el hecho de que nos veía usando las joyas de pretexto. – Giselle, vayamos al castillo. – Kent me vio fijamente y vio hacia donde estaba el chico… había desaparecido.

Nos acercamos al castillo, un hombre veía sorprendido al castillo. - ¡Qué horror! El castillo está en llamas. – Todos vimos el castillo.

- ¿Qué? ¿Qué sucede? – Sain se colocó al lado del hombre, viendo como el humo comenzaba a cubrir la ciudad.

- El humo… - El hombre bajó la mirada para encontrarse con unos bandidos. - ¡Oh, no! Estos…

Todos los aldeanos huyeron. Volteé a todos lados para encontrarme con aquel chico de las joyas, parecía interesado en lo que sucedía con el grupo. - ¿Quiénes son? – Lyn gruñó.

Los sujetos vieron a Lyn de inmediato. – Tú eres Lyndis, ¿no es así?

- ¡Lyndis! – Sain gritó mientras intentaba ir con ella, pero aquel sujeto la arrinconó mientras otros nos rodeaban a nosotros.

-¿Q-Qué…? – Lyn vio fijamente al bandido.

- ¡Silencio! Vas a morir aquí mismo… - El bandido desenvainó su espada lentamente.

- ¡Lyn! - Grité mientras cerraba los ojos. Se escuchó como un caballo galopeaba rápidamente hacia ellos, tras eso un grito agonizante…

Todos los bandidos estaban helados… era un arquero a caballo, un nómada. Lyn lo vio fijamente. - ¿Quién e…?

-¡Lady Lyndis! – Todos corrimos hacia ella. Aquel sujeto nos vio, viendo de vuelta a Lyn. - ¿Estás bien? – Kent vio a Lyn.

- Por supuesto… - Lyn vio al nómada. – El… este chico acaba de salvarme…

-¿Puedo preguntar tu nombre? – Kent vio al nómada.

Vi de reojo, el chico de la joyería sonreía mientras daba la vuelta. El nómada nos vio a todos mientras movía a su caballo. – ¡Espera! – Lyn gritó. - ¿Por qué me ayudaste?

- Creí que atacaban a una mujer de las llanuras de Sacae. – El nómada bajó la cabeza. – Me he equivocado.

Lyn negó con la cabeza. – No, no… estás en lo correcto, soy de Sacae. Soy Lyn, hija del líder de los Lorca.

El nómada vio sorprendido a Lyn. . ¿Los Lorca? ¿Hay sobrevivientes?

Lyn se encogió de hombros. – Sí…

Vete. – El nómada se acercó a Lyn. – Acaba de comenzar un incendio en el castillo, y está expandiéndose. - El nómada levantó la mano. – No desperdicies la vida que acabo de salvar.

- ¿Eres del castillo? ¿Qué sucede? – Lyn no dejó ir al nómada fácilmente. - ¿Cómo se encuentra el marqués?

- El castillo está bajo ataque, y el marques ha sido enfrentado. – El nómada vio a Lyn. – Ese hombre fue seguramente uno de los maleantes. Como capitán de la guardia del castillo, es mi debes proteger al marques.

Lyn asintió con la cabeza. – Ya veo… bueno, entonces, te ayudaré.

- Mi señora… - Kent vio a Lyn fijamente.

El nómada frunció el ceño. - ¿Por qué?

- Estos tipos vienen por mí. Si atacaron el castillo, fue por mi culpa. – Lyn tomó aire. – Así que… si es posible, quiero ayudar.

El nómada levantó la mirada. – Suena a que de alguna forma te enredaste en esto. ¡Vamos!

- ¿Estás de acuerdo? – Lyn sonrió. Kent vio fijamente al nómada, mientras se daba la vuelta.

- Soy Rath de los Kutolah. – Rath me vio fijamente. – Nuestras tribus pueden ser diferentes… pero no abandonaré a una mujer de Sacae. – Rath vio a Lyn.

- Muchas gracias, Rath. Mil bendiciones te sean otorgadas… - Lyn sonrió.

- Y mil maldiciones caigan en el enemigo. – Rath se acercó a mí y Lyn soltó una risa.

- Escucha, hay un pasaje secreto. – Rath me vio fijamente. – Necesitamos abrir las puertas y llegar con el marques. Existen 3 palancas ahí dentro.

- Habrá que llegar a ellas. – Volteé la mirada.

El chico que nos veía desde hacía unos momentos, sonrió mientras se metía a una casa. Fruncí el ceño mientras corría hacia el. - ¡Giselle! – Sain gritó al verme correr.

- ¡Pierdan cuidado, no tardo! – Corrí a la casa.

El chico vio a una mujer que gritó al verlo entrar. - ¡Tranquila, no he venido a hacerte daño! Tu casa ofrece una hermosa vista de la batalla de allá afuera. Te pagaré lo que quieras por permitirme ver, por favor. – El chico sacó una pequeña bolsa y la colocó en la mesa.

- Como un buitre esperando a los caídos, ¿eh? – La mujer tomó la bolsa. - ¡Qué horror! – Dio la vuelta y se fue a un cuarto. – Estaré aquí, así que, mejor no me molestes.

El chico suspiró. – Ni si quiera pasaría por mi mente. – El chico vio a la ventana. - Y ahora… ¿quién ofrecerá más?

Entré a la casa lentamente. El chico estaba sentado con aquellas joyas en la mano, sonrió al verme. – Tú…

- Sí, sí, sí. – El chico se acercó a mí. – Quería hablar contigo…

Me sonrojé lentamente. – Disculpa… ¿quién…?

El chico sonrió. – Soy Matthew. Especialista en adquisiciones varias. – Dijo mientras colocaba su brazo y lo movía a la derecha. Me quedé callada. - ¿Quieres pagar por mis servicios?

Sonreí. –Por ahora, creo que un ladrón no es lo que estamos…

- ¿No? ¿Y como planeas encontrar las palancas? – Matthew sacó las joyas de nuevo.

Lo vi fijamente. - ¿Qué? ¿Y tu cómo lo…?

Matthew señaló su ojo con una sonrisa. - ¡Ojo de águila! – Lo vi fijamente. – Anda… ¡contrátame! – El chico puso un brazo a un lado de mí. – Sólo por ser tú, bajaré mi precio normal.

Suspiré mientras lo veía. – Está bien… en verdad… necesitaremos tu ayuda. – Tomé un saco de dinero y se lo di. - ¿Y por qué nos espiabas?

Matthew vio la bolsa. - ¿Cómo? Oh, pues, estaba viendo la batalla de cerca… y tu grupo se veía mucho más animado que el chico muerto. – Matthew sonrió de oreja a oreja. Me encogí de hombros. – Nada que nadie más hiciera.

- Eres… simpático. – Sonreí mientras movía la cabeza, y daba la vuelta.

- Bien, ¡a ponernos a trabajar! – Matthew salió de la casa.

Rath cabalgó hacia donde estaba y me subió a su caballo. – Lyn me dijo que tú me ayudarías a llegar a las palancas.

- Y nosotros lo haremos. – Rath vio fijamente a Matthew.

- Giselle, he de preguntar… - Rath me vio de reojo.

Sonreí mientras me encogía de hombros. – Matthew dio un buen punto, necesitamos abrir las puertas.

- Wil había conseguido una llave, pero es verdad… no será suficiente para abrirlas todas. – Dijo mientras veía la llave y se la daba al rubio. – Contamos contigo.

Iré con ustedes. – Dorcas me vio fijamente. – Un arco no será suficiente, no quiero que sufran ataques a corta distancia.

- Gracias… - Vi a los demás. – Chicos, tendrán que tener cuidado, intentaremos abrir las puertas lentamente, pero… - Vi detrás de mi. –… no sabemos a lo que nos vayamos a enfrentar. – Sonreí mientras los veía. – Cuídense todos.

- Pierde cuidado… - Dijo Lyn. – Abran las puertas…

Matthew sonrió mientras tomaba la llave. – Y bien… aquí… - Detrás de la puerta había una palanca.

- Perfecto. – Rath se encaminó y jaló la palanca. – Ahora…

Una puerta se abrió, dando a conocer un enorme pasillo. – Demonios. – Matthew vio como el guardia del fondo nos volteaba a ver. – Los otros tres sujetos se acercaban a nosotros.

- ¡Busquen las otras puertas, nosotros nos encargamos! – Lyn gritó mientras iba a atacar a los bandidos.

- ¡Vamos! – Rath gritó mientras, lanzaba una flecha. – Ese guardia ya ha caído, Matthew…

Los dos volteamos a ver al rubio. Estaba revisando un cofre. – Es un cofre, dime, Giselle, ¿qué tal si nos servimos? – Sonrió mientras comenzaba a usar sus herramientas.

- ¡M-Matthew! – Grité mientras negaba con la cabeza.

- Oye, yo trabajo para este castillo… - Rath gruñó mientras lo veía.

- ¡Vamos, no sean aburridos! –Matthew sonrió mientras seguía moviendo algunas cosas. – Si quieren ganar, más vale que se pongan las pilas. ¡Es una regla!

- Pe-Pero… Matthew… robar está… - Me encogí de hombros.

- Ya, ya, ya lo sé. Está mal robar. – Matthew sonrió. – Pero… estamos salvando al marqués. – Señaló a Rath. – Y te apuesto que lo que te paga no es suficiente. – Digamos que será un adelanto de su generosa recompensa, ¿sí?

Rath gruñó mientras me veía. – Bu-Bueno, si lo vemos así… - Sonreí mientras veía al rubio.

- ¡Esa actitud me agrada! – El chico abrió el cofre y sacó una túnica. – Una túnica angelical, les va bien a los de constitución ligera… - Dijo mientras veía a Rath. – Como tú, Giselle. – Sonrió. – Dáselo a alguien que lo necesite.

- La mejor opción es este chico de aquí. – Rath simuló una sonrisa.

Matthew gruñó. – No lo guardes mucho, sólo hará bulto. – Matthew sonrió. – Si las cuentas no me fallan, faltan dos, y aquí hay una puerta. – Matthew abrió la puerta en unos minutos. – No hay nadie. – Sonrió. – ¡Un cofre!

Rath me vio. – Debemos ir por la otra palanca.

- Un segundo…- El chico sonrió. – Una machacacorazas, buena contra las armaduras toscas. – El chico me vio. – Dásela a alguien que le sea útil. – Sonrió. – Digo, a mi me serviría, pero… no soy muy fuerte… y odio que me contraataquen. Da igual, piénsalo. – El chico sonrió mientras me daba la espada. - Vamos por la otra. – Matthew sonrió y corrió frente a él.

El rubio se quedó quieto viendo a Serra. Esta se quedó quieta. – Oooh, siento algo. Una mirada. De seguro mi belleza ha cautivado a otro incrédulo. – La chica sonrió, mientras Erk la veía de reojo.

- ¡Mujer, atenta al combate! – Erk gruñó mientras movía la cabeza.

- ¿Pero qué diablos hace esa mujer aquí? No puedo permitir que me vea… no… - Rath y yo nos acercamos Matthew.

- ¿Matthew, estás bien? Pareciera que viste a un demonio… - Sonreí mientras me encogía de hombros.

- Sí, tiene el cabello rosa… - Matthew murmuró mientras seguía caminando.

- ¿Cómo? – Rath vio al chico.

- Nada, nada, vamos por la otra palanca. – Matthew corrió, topándonos con otra puerta. – Uno más, ¡muchachote!

Matthew le gritó a Dorcas, que de un golpe derrotó al guardia que estaba ahí. - ¿Muchachote? – Dorcas gruñó.

Matthew sonrió mientras se encogía de hombros. – Vamos… la palanca.

Rath sonrió. – Vamos… sólo queda una. – El chico se encaminó a buscar la otra palanca. – Matthew corrió a nuestro lado. – ¿Todo bien?

- Sí, tu caballo da la sombre perfecta. – Matthew sonrió.

Sonreí mientras veía como Matthew entraba rápidamente al castillo. – Ahí está.

Lyn y Sain habían acabado con los últimos guardias que estaban ahí. – Vamos, Rath. – Lyn señaló la palanca. – El chico corrió a abrir la palanca. – Es el pasaje… ¡vamos! – Dijo Lyn mientras movía la mano.

Todos llegamos con el Marqués, que sonrió al ver a Rath. - ¡Ah, Rath! Buen trabajo, excelente.

- Señor… - Dijo mientras bajaba la mirada. – Si hay que reconocer a alguien, es a este grupo.

El marqués nos vio a todos, terminando por ver a Lyn. - ¿Quién eres tu?

- Me llamo Lyndis, me alegra que esté bien. – Lyn sonrió.

- Oh, eres tú. El marqués de Caelin es tu… - El marqués sonrió mientras veía a Rath. – Déjanos, Rath. Quiero hablar con esta chica. - Rath dio la vuelta sin decir nada y todos salimos de la habitación. Nos quedamos en silencio, cerca de la puerta. – Bien, Lady Lyndis… ¿conoces la identidad de los responsables de esto?

- Creo que es obra de mi tío abuelo, Lundgren. – Lyn vio fijamente al marqués.

El marqués asintió mientras caminaba alrededor de Lyn. – Exactamente, lo que significa que mi castillo ha sido dañado por las riñas que hay de tu familia a cuenta de una herencia.

- Yo… lo siento mucho. – Lyn bajó la mirada.

-Cuando escuché que la hija de Lady Madelyn estaba en problemas, pensé en prestar ayuda… - El marqués vio a Lyn. - … pero, ya cambie de parecer. Retiro mi oferta.

- Bastardo… - Rath gruñó.

-Tú lo has dicho… - Sain gruñó.

Kent entró a la sala. – ¡Marqués Araphen, usted me dio su palabra!

El marqués vio al pelirrojo, que se colocaba tras Lyn. – Tu nombre es Kent, ¿cierto? Se te olvidó darme un pequeño detalle.

- ¿Có…? ¿Qué quiere decir? – Kent vio al marqués.

- Esta chica se parece a Lady Madelyn, pero… - El marqués gruñó. – No pensé que estuviera tan manchada con la herencia de Sacae.

Rath frunció el seño y dio la vuelta. – Rath… - Susurré mientras lo veía.

- ¿Qué? – Lyn vio al marqués sorprendida.

- ¿Qué crees que piense el marqués de Caelin al ver a esta perra nómada? – El marqués vio de pies a cabeza a Lyn.

Sain entró enfurecido a la sala, desenvainando su espada. – Suficiente…

Kent lo detuvo. – Sain, alto. Disculpe, marqués…

El marqués vio a Sain. – Hmm… tu hombre no es disciplinado.

Kent vio al marqués. - ¡Marqués Araphen! Por favor, si nos diera su ayuda…

- He oído del terrible estado del Marques de Caelin. – Soltó una risa. – Y ahora dudo que sobreviva después de ver a esta chica. Y en tal caso, su hermano, Lundgren, tomará el trono. Evitaré los problemas con el próximo marqués.

Sain tomó su espada. – Maldito… te voy a…

Kent tomó a Sain. - ¡Sain!

Lyn sonrió. – Entiendo. Kent, Sain, nos vamos de aquí.

Kent y Sain vieron a Lyn. – Pero… milady… - Kent vio a Lyn mientras veía al marqués.

- Estoy orgullosa de la sangre de Sacae que corre por mis venas. No quiero la ayuda de alguien que desprecia mi herencia. – Lyn salió, con todos nosotros detrás de ella.

Sonreí mientras la abrazaba. - Tus palabras no pudieron ser más atinadas, Lyn.

- Bien dicho, mi señora. – Sain gritó mientras sonreía. – Ese marqués es un desgraciado. – Sain sonrió. – No te preocupes por nada, todos estamos contigo ¿No, Kent?

Kent vio a Lyn y bajó la mirada. – Discúlpame.

Lyn se encogió de hombros. - ¿Cómo?

- Me preocupe tanto con que llegaras con bien a Caelin. No tuve en cuenta tus sentimientos. – Kent vio a Lyn preocupado.

- Pierde cuidado, he antepuesto mi seguridad ante todo lo demás. – Lyn sonrió. – Levanta la cabeza. Y siéntete orgulloso.

Kent se sonrojó lentamente. – L-Lady Lindys…

Sonreí mientras los veía fijamente. Mientras, en el castillo, el marqués gruñía mientras caminaba de lado a lado. - Esa niña… con que hubiera derramado una lagrima, habría accedido a lo que me pidiera. – Vio a la puerta. – Los nobles Lycianos nunca entenderemos a esos orgullosos.

- ¿Esos son sus sentimientos hacia los nómadas de Sacae, milord? – Rath se colocó tras el.

El marqués dio la vuelta de un brinco. - ¡Rath! No te había visto… esos comentarios no van para ti. – Sonrió. – Eres mi capitán, y estoy orgulloso de tu servicio.

Rath sonrió. – Claro, mientras nos arrodillemos ante usted, no hay ningún problema sobre la procedencia. – Rath bajó la mirada. – Pero si viene algún igual de mi tierra, qué vanidad.

El marqués vio furioso a Rath. – Rath… pero… ¿cómo te atreves a hablarme de esa manera? Te he tratado bien, ¿o no? Te he pagado bien, y te he tratado mucho mejor de lo que merece tu pueblo.

Rath soltó una risa. – Nunca podría entenderlo. Aquí se acaba mi servicio. – Rath dio la vuelta.

Lyn vio el atardecer mientras caminábamos. – El marqués de Araphen…dijo que mi abuelo estaba en una terrible condición. – Nos volteó a ver de un golpe. – Tenemos que llegar a Caelin.

Kent vio a Lyn. – Mientras más cerca estemos de Caelin, más difícil serán de superar los obstáculos de Lundgren. – Kent sonrió. – Sin importar nada de eso, he prometido que estaré a tu lado, milady.

- Cuento contigo, Kent. – Lyn sonrió.

Sain sonrió. – Igual conmigo.

Dijo el joven mientras se sentaba con Erk y tomaba un poco de agua.

- Gracias… - Lyn me vio.

- No hace falta preguntarlo. – Sonreí mientras me encogía de hombros. Lyn me abrazó.

- Muchas gracias, a todos ustedes… - Lyn nos vio. – ¡No cederé ni un poco! Nunca lograrán que mi ánimo decaiga…

Me sorprendía el hecho de que Lyn sonriera así. Sin importar lo que acababa de pasar, Lyn no quitaba esa sonrisa de su boca. Todos comenzamos a cenar, Serra sonreía mientras comía. – Rath… ese chico era… - Serra emitió un chillido, mientras Erk y Matthew fruncían el ceño.

- ¿Por qué? ¿Qué hice para merecer esta tortura? – Matthew levantó la mirada mientras comía.

Serra me vio. - ¿Por qué no vino con nosotros si el marqués es un cerdo? – La vi fijamente.

- Nosotros no podemos intervenir en lo que piensen. Si el quería quedarse… - Sonreí mientras tomaba agua.

- Parece… que viene alguien. – Dorcas sonrió mientras señalaba al otro lado del puente.

- Rath… - La chica sonrió. - ¿Qué sucede? ¿Qué estás…?

Rath se bajó de su caballo. – Acabo de escuchar al marqués hablando consigo mismo. – Rath se acercó a Lyn. – Lyn de los Lorca… digna hija de los Sacae, me uniré a ti. Uniré mi fuerza con la tuya.

Serra sonrió mientras daba un brinco. – Claro, ¡cayó bajo el encanto de Serra!

- ¿En verdad lo harás? – Lyn sonrió mientras veía a Rath.

Rath tomó un saco de dinero. – Y también… - Se lo dio a Lyn. – Quiero que tengan esto…

Me levanté y fui con ellos. – Eso… es demasiado oro.

- No puedo aceptarlo, Rath… - Lyn cerró la bolsa y vio al chico.

Rath se encogió de hombros. – No lo necesito, y si a ustedes les sirve…

- Pero… - Lyn vio la bolsa.

- No puedo tomar algo que ya ofrecí… - Rath vio a la chica.

Rath se dio la vuelta y fue con los demás llevando su caballo. Lyn me sonrió. – Ten… debemos cuidar el oro, por si lo necesitamos pronto.

Asentí con la cabeza. Los nómadas y las personas de Sacae eran personas destacables, personas difíciles de entender, pero de gran corazón, sin duda alguna.

Capítulo 8
Spoiler:

Acababa de amanecer y yo salía de la pequeña casa de campaña, improvisada, al escuchar unos ruidos.

Erk regañaba a Serra mientras Kent y Sain los veían. – ¡Te digo que esto está horrible! – Dijo mientras levantaba un plato.

- ¡Pero si Kent se lo ha comido enterito! ¡Tu solo me tienes mala fe! No cocino tan mal. – Dijo mientras le daba la espalda y cruzaba los brazos.

Kent se encogió de hombros. – No quería que empezaran a discutir y despertaran a todos…

Erk me volteó a ver mientras se sonrojaba. – Oh, disculpa, Giselle. No quise… es sólo que esta mujer… - Dijo mientras le veía y se agachaba al ver que Serra le aventaba un plato.

- ¡Cállate! – Me vio fijamente la pelirosada. – Ya verás. Giselle, ten. – Dijo mientras me daba un guiso color café que burbujeaba de una manera extraña. – Lo hice yo, ¿se ve apetitoso, no?

Sonreí mientras la volteaba a ver. - ¿Eh?

- No lo comas si no quieres, no dejes que Serra te obligue a hacerlo. – Erk me tomó de un hombro mientras gruñía.

- ¡Nadie la obliga! Ella es más amable que tu, y lo comerá… - Dijo mientras me veía de reojo.

- Mi querida Giselle, no… - Sain sonrió mientras se acercaba a mí, pero se detuvo inmediatamente al ver que Serra lo fulminaba de una mirada.

Vi el guiso de nuevo, que alguien tomaba de mis manos. – Yo lo comeré… - Era Rath, que veía a Serra que enrojecía lentamente. Rath se acababa de levantar y no llevaba camisa. Guardé silencio al escuchar un chillido extraño que emitía Serra mientras se tapaba la cara.

- ¡Rath, estás…! – La chica soltó una risa mientras lo veía de reojo.

El chico vio a Serra sin entender lo que decía. – Disculpen, es sólo que me acabo de despertar y hacían mucho ruido. – Serra retrocedió mientras veía a Erk

- ¡Te dije que guardaras silencio! – Serra cruzó los brazos. – Pobrecito Rath, tiene que descansar. Te puedo ayudar a curar tus heridas si así lo quieres.

Rath y yo nos volteamos a ver, Serra se encogió de hombros mientras me veía. – No, mis heridas están bien, en realidad… - Dijo Rath mientras arqueaba una ceja. Rath se fue a buscar su camisa, yo fui tras él.

Sain y los demás se quedaron callados. – Bah, esa mujer acaba de robar toda la atención que Rath tenía hacia a mi. Entrará a la lista negra si sigue actuando así. – Serra gruñó. Erk soltó una risa.

- Siento decirlo, pero, Giselle y Rath no te estaban prestando mucha atención. – Erk sonrió mientras caminaba lejos de la pelirosada, que comenzaba a gritarle.

Kent gruñó, mientras Sain veía hacia donde estaba Rath. – Ese sujeto… ¡qué le sucede! ¿Qué tiene él que no tenga yo, eh? – Sain vio a Kent.

El chico lo vio sin comprender. - ¿Lo dices por Giselle? – Dijo mientras se encogía de hombros.

Sain vio fijamente a Kent. - ¿Pero qué dices? ¡Lo digo por cada una de las mujeres que hay aquí! ¡Parece un adonis junto a nosotros! Todas están a sus pies… - Dijo mientras gruñía.

- No mientas… - Kent soltó una risa. – Serra es la única que lo trata como adonis. – Kent sonrió mientras veía que Lyn soltaba una risa.

- ¿Adonis? – Lyn arqueó una ceja. – ¿De qué hablan?

Sain sonrió. – Buenos días, milady, hoy se ve radiante.

Lyn sonrió mientras tomaba un plato. – No ahora, Sain. Iré con Rath, quiero platicar con él.

Kent vio fijamente a la chica mientras se daba la vuelta. – Vaya… - El pelirrojo soltó una risa nerviosa. Sain lo vio de reojo.

- ¿Qué te sucede? – Sain vio a Kent que bajaba la mirada.

El chico negó con la cabeza mientras se levantaba. Rath me vio fijamente mientras se cerraba la camisa. – Se fue temprano al pueblo. Dijo que tenía algo que hacer. ¿Por qué? – Rath se sentó mientras comenzaba a comer.

- Quiero partir pronto, por eso necesitamos a Matthew. Si no está aquí, solo nos retrasará. – Suspiré mientras veía como Rath comía y me seguía viendo. – Iré por él. – Sonreí mientras me daba la vuelta.

Rath tosió un poco. - ¿Quieres que vaya contigo?

Negué mientras sonreía. – No tardaré.

Lyn sonrió al verme salir de donde estaba Rath. – Buenos días, Giselle. ¿A dónde vas? – Dijo mientras veía como me alejaba.

- A buscar a Matthew, prometo llegar antes de medio día para partir pronto. – Lyn me vio fijamente mientras sonreía y asentía.

El pueblo no estaba lejos, pero se veía con poco movimiento. Entré a una taberna que estaba medio vacía. Me coloqué la capucha, logrando que todos me voltearan a ver: todo lo contrario de lo que quería. – Hey, ¿estás perdida? ¿Quieres ayuda? – Dijo un bandido que sonreía desde la barra. Negué con la cabeza mientras retrocedía un poco. – Si gustas, haré lo que quieras, si tu haces lo que yo te pida… - El bandido se levantó mientras se acercaba a mi. Sentí que alguien me abrazaba con un brazo.

- Has de disculparme, pero, la chica viene conmigo. – Era un caballero de cabello azul, me quedé helada, no sabía si había logrado salvarme o estaba en la boca del lobo, ahora. El joven sonrió al ver que el bandido se daba la vuelta molesto y tomó mi mano llevándome a una mesa y ofreciéndome asiento. – Disculpa el atrevimiento, pero no podía dejar a la "dama en peligro". – Dijo mientras sonreía y bajaba la mirada. Lo vi fijamente, no comprendía que había pasado.

- Gracias… pero, debo irme. – El chico me vio fijamente.

- No es una gran idea. Si lo haces, esos tipos irán tras de ti, sabiendo que no estoy contigo. – El chico sonrió. – Quédate aquí… - Me vio fijamente de nuevo. - ¿No nos hemos visto antes?

Sonreí mientras bajaba la mirada. – Ya han intentado hacer eso, y no…

El chico se sonrojó. – No, no, no quise decir eso… - El joven me siguió viendo mientras se recargaba en su mano. – Es que… me resultas familiar.

Me sonrojé lentamente al ver cómo el joven me veía fijamente. - ¡Giselle! – Alguien gritó detrás de mí. - ¡Mi…! – El chico lo fulminó con la mirada. – Digo… ¡Giselle! ¿Qué haces con este joven tan bien parecido?

Matthew sonrió mientras el otro chico se tapaba la cara. – Yo… te estaba buscando, debemos partir. – Me levanté mientras veía al joven. – De nuevo, muchas gracias. – Dije mientras me daba la vuelta.

- Vete, en un segundo iré contigo. – Matthew vio al joven. Salí de la taberna y me quedé esperando a Matthew. – Milord, ¿qué hace aquí?

- Espero a Eliwood. – El joven sonrió mientras veía a la puerta. - ¿Y tú?

Matthew sonrió. – Estoy aquí porque Lord Uther lo pidió, con eso de que salió el rumor de la chica de Sacae.

Héctor sonrió. – Cierto, ¿y qué tal?

- Todo es bastante interesante. Regresaré con Lord Uther cuando termine aquí. – Matthew sonrió.

Héctor se acercó a Matthew. – Y a todo esto… esa chica… - Dijo mientras veía a la puerta.

Es la estratega que consiguió lady Lyndis. – Matthew sonrió mientras levantaba las cejas. - ¿Por?

- Eso no te incumbe. – Héctor sonrió mientras se sentaba.

- Dígale a su hermano que regresaré pronto, por favor. – Matthew sonrió mientras se iba.

- ¿Cómo? ¿Ahora soy recadero? – Héctor le gritó a Matthew mientras se daba la vuelta. - ¡Qué osadía!

Vi como Matthew me tomaba del hombro mientras sonreía. – Vamos… tenemos que partir.

Sonreí mientras veía al rubio. - ¿Qué le dijiste a ese joven?

- Le agradecía que salvara a una cierta dama que sólo le fascina meterse en problemas. – Matthew me despeinó con una mano mientras seguía caminando.

- Oye, no me metí en problemas. Es tu culpa, de igual manera. – Me sonrojé lentamente.

- ¿Mi culpa? Nadie te pidió que me fueras a buscar. – Matthew sonrió mientras se iba.

Gruñí mientras seguía caminando. Al llegar vi como todos hablaban con un niño pequeño. - ¿Qué sucede?

- Han raptado a la hermana de este pequeño. No tenemos tiempo que perder, Giselle. – Kent me susurró mientras tomaba mi brazo.

- ¿Qué ha dicho Lyn? – Dije mientras veía a todos.

- Iremos a salvar a su hermana. – Dijo Wil mientras sonreía.

Sonreí mientras asentía. – Kent, debemos hacer lo correcto.

El chico tomó aire y asintió. – Lo sé…

Me acerqué a Rath y vi a los demás. – Vamos por la hermana del pequeño. – Rath estiró su mano y me ayudó a subir a su caballo.

- ¿Dónde están los responsables, Nils? – Lyn se acercó al pequeño.

- Deben tener cuidado, son fuertes. – Nils nos vio fijamente.

Todos sonreímos. – Tranquilo, mocoso, no nos podrán derrotar. – Matthew sonrió mientras se rascaba la nariz. Todos nos dimos la vuelta, pero un bandido tomó del brazo a Nils.

- ¡Suéltame! – Nils intentó soltarse del sujeto.

- Tranquilo, nos vamos con Nergal, ahora. – El bandido vio fijamente a Nils. – No te mataremos, tranquilo, pero a tus amiguitos… – Lyn jaló a Nils, mientras el bandido lo soltaba. - ¿Qué? ¿Quién eres?

- ¿Dónde está la hermana del niño? – Lyn desenvainó lentamente su espada.

- Lady Lyndis. – Kent se acercó rápidamente. La chica levantó una mano.

- ¿Quieres ayudar al niño? – El bandido soltó una risa. – Te vas a morir por meterte en asuntos que no te conciernen…

Lyn sonrió. – Ya veremos…

El bandido silbó, mientras salían diferentes bandidos. Lyn vio a Nils y se acercaron a nosotros. – Demonios, son… - Rath vio a su alrededor.

Lyn asintió. – Son chamanes. – Vio a Erk y Serra que se veían fijamente, preocupados.

- Eso… es magia oscura. – Guardé silencio, mientras pensaba. Escuché que alguien gritaba.

- Disculpen… - Un joven rubio sonrió mientras se acercaba lentamente. Wil bajó su arco al ver que era inofensivo, al igual que Lyn. – No quise asustarlos.

Lyn lo vio de pies a cabeza. – Tu… ¿eres un obispo de Elimine?

El chico sonrió y asintió. – No… digo… algo así. Soy un monje elimine, para ser exactos. – Lyn y yo nos volteamos a ver. – Me llamo Lucius.

- ¿Y qué se te ofrece? – Lyn lo vio.

Lucius vio a Nils. – Vi cuando este niño fue a la posada a pedir ayuda, y vi como el dueño rechazaba la idea para no mezclarse. Fue… desagradable. – Nils gruñó mientras levantaba la mirada.

- Eso es… terrible. – Dijo mientras acariciaba el cabello de Nils.

- ¿Me dejan ofrecerles mis servicios? – Lucius sonrió mientras cruzaba los brazos. – Quiero ayudar al pequeño de corazón, aunque sea un poco.

Sonreí. – Es el destino que te atravesaras justo ahora en nuestro camino, Lucius. Muchas gracias.

Lyn asintió, mientras Lucius se encogía de hombros. – Muchas gracias a ustedes, que la bendición de Santa Elimine sea con ustedes.

Serra vio fijamente al rubio mientras apretaba su bastón. - ¿Cómo…? Agh…

Sain y Erk vieron como la chica se iba molesta. – Cada vez la entiendo menos. – Erk fue corriendo con Lucius.

- ¿Quieres que vaya contra ese chamán? – Dijo Lucius mientras me sonreía.

- Por supuesto. – Dije mientras veía a los demás chicos. – Lucius nos ayudará con los chamanes, debemos acercarnos.

Rath sonrió. – Agárrate fuerte. – Me quedé en blanco.

- ¡Giselle! – Gritó Nils mientras Rath detenía su caballo de golpe. – Déjame ir a ayudar a Lucius.

Lyn vio al chico. - ¿Sabes luchar?

Nils negó con la cabeza. – Soy un bardo, y nunca está de más uno. – El niño soltó una risita.

Lyn suspiró mientras cruzaba los brazos. – No me parece el lugar correcto para un bardo…

Nils me vio fijamente. - ¡Anda, déjame ir con Nils!

Sonreí mientras señalaba a Lucius. – Anda.

Todos sonreímos mientras veíamos como Nils tocaba felizmente. – Muchas gracias, Nils. – Lucius atacó de nuevo al chaman, mientras todos nos acercábamos.

- ¿Y bien? – Nils sonrió mientras cruzaba sus brazos.

- Eres muy bueno. – Lyn sonrió. – Deberás tocar más seguido, tu música reanima.

- ¡Pero claro que sí! – Nils sonrió.

- Vamos, tenemos que dirigirnos a salvar a tu hermana. – Lyn sonrió mientras atacaba a un arquero, y Wil remataba a un bandido.

El último chaman, Heintz, nos vio fijamente. Rath levantó su arco. – Te voy a atravesar el corazón…

- Espera… - Lucius se colocó frente a él. – Yo me encargo.

- Jajajaja… ¿te haces el héroe de algún romance caballeresco? – Dijo mientras veía a Lucius de pies a cabeza.

El rubio estiró su mano sin decir nada. – Acabemos con esto de una vez.

- El ser amable no te ayudará de nada. – El mago atacó a Lucius, el cual se arrodillaba mientras tomaba aire.

- ¡Lucius! – Grité mientras lo veía.

- Vamos, Lucius…. – Lyn tomó su espada.

- Santa Elimine… dame fuerza… - Lucius levantó las manos y atacó al mago, que cayó al suelo de un golpe.

- Ha sido en vano… - Nos acercamos lentamente escuchando al anciano. – La chica… está…

Lyn y Nils se voltearon a ver. Nils corrió hacia el castillo y buscó a su hermana. Todos fuimos tras él. - ¿Dónde está tu hermana, Nils?

Nils comenzó a gritar. – ¡Ninian! Ninian… - Nils vio a su alrededor. – Parece que no está aquí… pero… ¿dónde…?

Kent y Sain llegaron corriendo con nosotros. – Milady, han visto a unos jinetes cabalgando hacia el sur. – Kent vio a Nils de reojo.

- Puede que la hermana del niño… - Sain gruñó…

- Vamos, no tenemos que perder el tiempo… - Lyn se dio la vuelta. Me quedé callada.

- ¿Buscan a esta chica? – Un joven se acercaba a nosotros con una mujer en manos.

Nils corrió a ver a la dama. - ¡Ninian!

- Está bien, sólo ha perdido el conocimiento. – El joven pelirrojo sonrió mientras veía a Lyn.

-¿Quién eres? – Lyn vio al joven pelirrojo.

- Soy Eliwood, de Pherae. Mi padre es el marqués. – Dijo el chico mientras sonreía. Lyn asintió mientras veía a Ninian. – Estaba con una banda de rufianes. Parecía enfadada. Creo que necesitaba ayuda… - Eliwood vio a Nils. - ¿Me he equivocado?

- No, la has salvado. – Lyn sonrió mientras se encogía de hombros. – Yo soy Lyn. La nieta del marqués de Caelin.

- ¿El marqués de Caelin? – Eliwood vio a Lyn fijamente.

Lyn sonrió y comenzó a contar su historia. Tomamos a la chica y nos alejamos un poco. – Que felicidad, Ninian está… - Nils se tapó la cara. Sonreí mientras acariciaba su cabello.

- Eres… un hermano muy dedicado. – Sonreí mientras… aquella serie de imágenes regresaba a mi cabeza. Cerré los ojos… había un joven ahí, estiraba su mano, mientras gritaba.

- ¡Giselle! – Lucius me sostuvo. - ¿Te sientes bien? – Preguntó el rubio preocupado.

- S-Sí, disculpa… eso me sucede a veces. – Rath me vio fijamente.

- Gracias… nunca hubiese esperado tanta cortesía de un noble lyciano para una nómada de Sacae. – Eliwood se sonrojó mientras soltaba una risa.

- Pareces en apuros. ¿Hay algo en lo que te pueda ayudar? – Eliwood sonrió.

Lyn negó con la cabeza. – Eres muy amable, gracias. Pero, son mis asuntos, y yo he de poder arreglármelas.

- Entiendo. – Eliwood se dirigió a la salida. – Me quedaré unos días en la zona. Si necesitas algo, por favor, no dudes en decírmelo. Lyndis, estoy de tú lado – Eliwood sonrió mientras se daba la vuelta.

- Gracias… - Lyn sonrió mientras veía como el pelirrojo se iba.

- Ninian, por fin despiertas. – Nils sonrió mientras abrazaba a su hermana. Ninian nos vio a todos. – Oh, ellos me ayudaron.

- ¿Quiénes son? – Ninian abrazó a Nils mientras nos seguía viendo.

Lyn sonrió. – Yo soy Lyn. Me alegra que estés bien. Ella es Giselle. – Sonrió mientras me señalaba.

- Muchas gracias. Yo soy Ninian. Mi hermano y yo somos artistas ambulantes. – Ninian sonrió.

- ¿En serio? Nils es músico, ¿y tú? – Lyn sonrió.

- Yo… bailo. – Ninian sonrió lentamente.

Sain sonrió mientras se acercaba. – Una ba-… - Kent lo tomó del hombro.

- Vaya, por tus ropas nunca lo hubiese adivinado. – Lyn la vio de pies a cabeza.

- Ninian baila en honor a la vida. Es algo… sagrado. – Nils sonrió.

- ¿Sagrada dices? – Lyn cruzó los brazos. Todos nos volteamos a ver.

- La danza que realizo cuando viajamos es normal. Pero la otra… - Ninian suspiró. – Cuando me tomaron, me torcí el tobillo. No podré bailar para ustedes… cómo lo siento.

Lyn soltó una risa. – No te preocupes, basta con saber que estás fuera de peligro. – Lyn se agachó. – Me preocupa tu pierna. No puedes viajar así

- Por favor, déjenos ir con ustedes. – Nils vio a Lyn.

- Eso es demasiado peligroso. – Lyn negó con la cabeza mientras revisaba la pierna de Ninian. – Nos están persiguiendo, y nos podrían atacar en cualquier momento.

Nils sonrió. – Nosotros no les estorbaremos. Inclusive, podríamos ayudarlos. ¿Verdad? – Nils vio a su hermana.

- Sí, podríamos pagarles usando… nuestro talento especial. – Todos lo vimos sin entender lo que decían. – Cuando acecha el peligro, lo presentimos.

- Eso suena bastante interesante. – Lyn sonrió.

- Lo presentimos, pero no lo evitamos. – Nils gruñó. – Son guerreros, así que no hay problema.

Lyn suspiró y nos vio a todos. - ¿Qué opinan?

- Si los dejamos aquí… - Kent vio a Lyn. - … sólo te preocuparás más que si vinieran con nosotros.

Lyn vio de reojo a Sain. – Sé lo que dirás… - Me vio fijamente mientras abría los ojos.

- Me parece… una buena idea. – Dije mientras sonreía.

- ¿Quieren venir con nosotros? – Lyn suspiró.

Nils sonrió. - ¡Claro!

- Muchas gracias. – Ninian se encogió de hombros.

Todos nos dirigimos a la salida, pero Ninian vio a su alrededor. - ¿Qué sucede, Ninian? – Nils vio a su hermana.

- Perdí el anillo. – Ninian vio a su alrededor una vez más.

- ¿Cómo? – Lyn me vio.

- ¿El don de Ninis? – Nils cruzó los brazos. Su hermana asintió con la cabeza. – ¡¿Esos bastardos te lo robaron?

- ¿Era valioso? – Lyn vio a los chicos.

- Era un recuerdo de nuestra madre. – Ninian bajó la mirada.

- Estaba bendecido con el espíritu de Ninis. – Nils vio a su hermana. – No existe otro como ese en todo el mundo. Y ahora, gracias a esos animales, lo hemos perdido. – El chico se acercó a su hermana. – No podemos hacer nada…

Ninian sollozó. – Tienes razón…

Lyn se acercó a mí. - ¿Qué opinas? – Dijo mientras sonreía.

- Pareciera que en verdad quisieran recuperarlo. – Dije mientras los veía de reojo.

Lyn sonrió. – Quisiera recuperarlo, pero si Nils tiene razón, esos ladrones podrían ser demasiado para nosotros. ¿Qué hacemos?

Solté una risa. – Lyn, ¿qué dices? No existe rival para nosotros…

Lyn me vio fijamente mientras una sonrisa se dibujaba en su rostro. - ¡Giselle, bien dicho! Sain, Kent… - Los dos jóvenes se acercaron a nosotras. – Tenemos que alcanzar a esos tipos. Los dos asintieron mientras les daban instrucciones a los demás. – Vámonos, Giselle.

Lyn me tomó de la mano mientras salíamos corriendo del castillo. ¿Era una buena idea?

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~



Smile, it scares people
avatar
jenny-demon
Princesa de Elibe
Princesa de Elibe

Femenino Cabra
Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 30/08/2010
Ubicado en : En el imperio, unete a nuestro lado! Tenemos pay!!!

Personaje del rol
Nombre: Themis
Rango: General
Experiencia:
100/100  (100/100)

http://jenjen-deidei.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Vieja Travesia

Mensaje por Roro el 23/9/2010, 8:42 pm

Ooooh, este es tu fic?

Pues estos capis han estado interesantes, jejejeje

Espero leer pronto los demás!!!

Mandame el link en fanfiction por mp
avatar
Roro
Ladrón
Ladrón

Masculino Serpiente
Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 23/09/2010
Ubicado en : Phoenicis

Personaje del rol
Nombre: Sebastian Blake
Rango: Soldado Raso
Experiencia:
22/40  (22/40)

Volver arriba Ir abajo

Re: Vieja Travesia

Mensaje por PINKDIAMOND4000 el 23/9/2010, 9:00 pm

Genial! voy a ver si me la tiro completita *se va a leerla inmediatamente*
avatar
PINKDIAMOND4000
Princesa de Aritia
Princesa de Aritia

Femenino Mono
Mensajes : 195
Fecha de inscripción : 09/09/2010
Ubicado en : Aritia

Personaje del rol
Nombre: Sophie
Rango: Recluta
Experiencia:
11/25  (11/25)

https://www.youtube.com/user/PINKDIAMOND4000

Volver arriba Ir abajo

Re: Vieja Travesia

Mensaje por jenny-demon el 24/9/2010, 3:28 pm

Jijiji, me alegra queles guste ;D

Ya subí hasta el 20 a fanfiction. Aqui subo un par de capis más

Capítulo 9
Spoiler:

Una mujer veía fijamente a un caballero que estaba frente a ella. – Entonces, el hermano escapó. – Los ojos azules de la dama se fijaron en el caballero, que la vio de reojo. – Y a la hermana la rescató un grupo de extranjeros. ¿Entiendes?

- Sí… nos emboscaron, y… - El caballero bajó la mirada.

- Nada de excusas. Lo importante es el resultado. – La mujer cruzó los brazos.

- Sí, señora. – El caballero cerró los ojos.

La mujer suspiró. - ¿Qué piensas hacer para recuperar a los hermanos?

- Sabemos que todo el grupo viene en esta dirección, y que llevan a esos niños. – El hombre sonrió.

- ¿Vienen acá? ¿Para qué? – La mujer se dio la vuelta.

- Puede que busquen este anillo. Es una pieza valiosa. – El hombre sonrió mientras mostraba el pequeño anillo. La mujer lo vio de reojo. – Fue un golpe de suerte, sobre todo si los trae hasta aquí. Los atraparé a todos con esto; caerán en la trampa. – El hombre sonrió.

La mujer asintió. – Bien…te daré una segunda oportunidad. – La mujer se dio la vuelta. – Tengo otros asuntos que atender, pero volveré cuando haya terminado. – Lo vio de reojo. – Tienes hasta mañana al amanecer, ¿entendido? – El hombre asintió. – Si no los tienes para cuando vuelva… me encargaré de darte un buen castigo. No lo olvides. – La mujer se fue mientras el hombre gruñía.

Mientras, nosotros íbamos camino a aquel extraño lugar, para ayudar a aquel par de hermanos. Rath me vio. - ¿En qué piensas?

Me quedé callada mientras lo veía. - ¿Cómo dices?

Rath soltó una risita. Matthew se acercó. – Giselle, ¿a dónde vamos exactamente?

Lo vi de reojo. – Ayudamos a esos hermanos, tenemos que recuperar su anillo.

Matthew los vio fijamente. – Suena… interesante. – Los dos callamos al escuchar a Lyn gritar.

- Parece que entraron aquí. – Lyn vio fijamente el fuerte.

Nils se acercó a ella. – Milady, ¿en verdad entrarán ahí para salvar el anillo?

Lyn sonrió mientras asentía. – Todos iremos.

- ¡Pero es su fortaleza! – Nils abrió los ojos. – Seguramente estarán bien definidos, y qué decir de armados.

- Olviden el anillo, por favor. – Ninian nos vio a todos. – No importa.

Lyn me vio de reojo. – Giselle aceptó intentarlo. Es por eso que decidimos venir. – Lyn vio a Ninian. – Ella cree que lo lograremos. Sé que no fue una decisión precipitada. Si Giselle está conmigo, lograremos vencerlos. – Lyn sonrió. – Vamos a recuperar ese anillo, Ninian.

Nils sonrió ligeramente con Ninian. – Milady…

Sain llegó con Kent. – Milady, hay más enemigos de los que creíamos.

Lyn y yo nos volteamos a ver. – Es su fortaleza. Debemos ser cuidadosos.

- Exactamente. Podemos aprovechar la estrechez de este pasillo. – Kent señaló un pasillo frente a nosotros. – Podemos traerlos hasta aquí, luchar contra pocos y salir… más o menos a salvo. – Kent me vio. – Si tenemos tiempo, podremos presionarlos. Si es así, debemos estar seguros de nuestra victoria.

Lyn me vio. – Me parece bien. – Dije mientras sonreía.

- Perfecto, entonces… movámonos. – Lyn corrió mientras los caballeros iban tras ella.

- Veo, veo, con mis ojitos veo… - Matthew sonrió mientras se colocaba a mi lado. – Giselle, iré a ver que hay por ahí.

Me encogí de hombros. – Matthew, no puedes ir así nada más.

Matthew sonrió. - ¿Quieres venir conmigo?

- No seas inusualmente descuidado. – Sentí como alguien me jalaba por la espalda. – Eres un ladrón, a penas y puedes cuidarte, ¿y quieres llevarte a alguien? – Rath gruñó mientras me subía a su caballo.

- Bah, es sólo que ustedes se creen mucho al estar en caballos. – Matthew levantó la mano. – Sólo necesitas 3 cosas para sobrevivir: reflejos, rapidez y estrategia. – Un par de flechas rodearon el cuerpo de Matthew mientras Rath y yo nos quedábamos atónitos.

- ¡Matthew, por todos los…! – Grité mientras apretaba la camisa de Rath.

- No te preocupes, sólo está en shock. – Rath lanzó un par de flechas mientras cabalgaba hasta el ladrón. – Creo que tus puntos para sobrevivir son muy útiles.

- ¡No te burles! – Matthew corrió tras nosotros. Lyn y los demás se encargaban de los guardias y magos que aparecían.

- Lucius, ¿qué hay del anillo? – Dije mientras veía al rubio que estaba al lado de Serra.

- Al parecer, lo tiene un mercenario que está al fondo. – Rath movió a su caballo un poco. – Deben tener cuidado.

- No podremos llegar hasta allá tan rápido. – Rath me vio de reojo.

Sain gruñó mientras movía su espada. – Avanzaremos lentamente, parece que quedan pocos refuerzos de estos bastardos.

- Avancemos por acá. – Dije mientras señalaba a la izquierda. – Kent, Lyn, Wil, y ustedes, vayan por allá.

Lucius y Erk se acercaron a nosotros para seguir por el pequeño pasillo. Sain abrió paso, mientras nos acercábamos con cautela. – Parece que no hay nadie…

- Están muertos. – Escuchamos como alguien gritaba del otro lado del muro.

- Rath, Sain, ¡corran! Nosotros nos encarg… - Lucius levantó la mano, mientras Erk se colocaba a su lado.

- Demasiado tarde. – Un rayo cayó sobre nosotros. Caímos del caballo, mientras Sain corría a vernos.

- Santa Elimine… - Lucius levantó sus manos.

Sain bajó de su caballo. – ¡Rath! ¿Qué suce…? – Me vio fijamente. - ¡Giselle! – Rath se acercó a mí y colocó su cabeza en mi pecho. - ¡Pero qué crees que…!

- Está bien. Quedó inconsciente… - Abrí lentamente los ojos. - ¿Estás herida?

Negué con la cabeza, mientras me incorporaba. – Ah… - Me doblé por un ligero dolor en el vientre.

- ¡Demonios! Serra… - Sain gritó mientras corría hacia a mi. – No te muevas, podría ser grave.

Rath intentó cargarme, pero yo lo empuje. – Lo más importante ahora es conseguir el anillo de Ninian. – Sonreí. – Estoy bien, no es más que un simple dolor, nada de qué preocuparse.

Todos se voltearon a ver. – Pero, Giselle… - Erk me vio fijamente.

- Podría ser peligroso si no… - Lucius tomó aire.

Me levanté con cuidado. – Hemos de seguir. Los demás podrían tener problemas con ese sujeto.

Seguí caminando mientras todos me veían. – Giselle, ¿me llamaban? – Serra llegó corriendo con su bastón.

Negué con la cabeza. - ¿Cómo va todo?

- Tardé un poco ya que Kent tenía una fuerte herida. Nada que no pudiese curar, por supuesto. ¿Estás cojeando? – La chica gritó mientras me señalaba.

- Sain, Rath. Ese sujeto está medio muerto, ¡vamos! – El mercenario me vio fijamente.

- No… no pueden… si fallo… las consecuencias. – El mercenario cayó al recibir un flechazo de Wil.

Lyn corrió a él. - ¡El anillo, dámelo ya! Y jura que dejarás en paz a estos dos. – Lyn sacó su espada. – Si me das tu palabra, te perdonaré la vida.

Beyard sonrió. – El fracaso… equivale a la muerte. – Un hilo de sangre se deslizó lentamente por su labio, con un líquido extraño.

- ¿Veneno? Se suicidó… - Lyn gruñó.

Kent se acercó al hombre. – Estos no son rufianes cualesquiera. Este hombre estaba muy bien adiestrado.

- ¿Qué querrán de Nils y Ninian? – Lyn cruzó los brazos. Los dos hermanos se acercaron a la chica. – No se preocupen. Todo saldrá bien. Mientras se queden con nosotros estarán a salvo.

- Pero… - Nils vio fijamente a Lyn.

Lyn sonrió. – ¿Han visto esa victoria? – Lyn sonrió. – Con la planificación de Giselle y mi espada, no…

- ¡Giselle! – Matthew corrió antes de que cayera al suelo. – Diablos… está…

Kent se acercó a mí. – Esta sangrando… - Vamos, debemos curarla.

- Aún está despierta. – Matthew gritó. – Giselle, por favor… resiste

Cerré los ojos mientras escuchaba murmullos, que se convirtieron en imágenes perturbadoras. Abrí los ojos, viendo un desierto enorme. – Giselle… - Alguien gritó. – Tontuela… - Había una silueta a lo lejos.

Su capa ondeaba con el aire. - ¿Qué?... – La silueta desapareció. Una voz gimió.

- ¡Te dije que guardaras silencio! – Otra silueta se colocó a mi lado. Traía un arco que tomaba con ambas manos.

Lo vi fijamente. – P-Pero… - La silueta se desvaneció…

Una silueta salí detrás de mí, di la vuelta rápidamente. – Debes ser más cautelosa… - La espada cortó el viento, mientras la silueta se desvanecía…

- ¿Quiénes son? – Grité mientras veía a mí alrededor.

Las tres siluetas se acercaban a mí. – Giselle… - Gritaron al unísono. – Debes… despertar… - Se acercaban cada vez más. - ¡Ahora!

Abrí los ojos de golpe. Lucius guardó silencio mientras me veía fijamente. – Ah, me alegra que despiertes. Estábamos preocupados por ti.

Me incorporé lentamente. Lucius me detuvo. – Debes descansar, perdiste mucha sangre. – Lucius sonrió. – Defendiste a Rath de alguna manera, recibiste ese ataque mientras que el tiene un par de rasguños. – Guardé silencio mientras me cubría con la sabana y me daba la vuelta. – Es… ¿acaso no querías que lo supiéramos?

Me sonrojé completamente. - ¿Tú… me curaste?

Lucius soltó una risita. – Se lo básico de las curaciones. Serra estaba en shock, y no dejabas de sangrar. Tuve que… y la vi. – Lo voltee a ver.

- Lucius… - El rubio me vio fijamente. –… no quiero que le digas a nadie.

El chico sonrió. – No te preocupes, no lo haré. – El chico tomó la manija de la puerta. – Pasaremos la noche aquí, pero… antes… Matthew y los demás están preocupados. ¿Quieres descansar o quisieras verlos?

- Los veré mañana, si no hay problema… - Sonreí mientras me encogía de hombros. – Y… gracias.

Lucius sonrió mientras cerraba la puerta. – Duerme bien.

Me recosté en la cama y me sonrojé lentamente. Acaricié la venda que rodeaba mi vientre. La última vez que alguien me había curado… había sido más dolorosa.

Capítulo 10
Spoiler:

- Pequeña perezosa… - Un chico me movió, era un chico castaño de ojos azules. – Vamos, despierta. – Sonrió mientras veía que abría los ojos. – Ya es hora de que lo hagas…

- ¡Demonios! – Matthew gritó mientras tiraba un montón de cosas frente a él. Abrí los ojos de golpe. – Oh, Giselle… ¿descansaste bien?

Miré a la ventana de la posada. – Matthew, aún está oscuro. – El chico botó todo lo que había tirado en un buró, y tomó un par de cosas. - ¡Oye, eso es mío!

- ¡Sshhhh! Despertarás a todos. – Dijo mientras movía la mano. – Sucede que no podré acompañarlos mañana, tengo que atender unos asuntos.

Me levanté rápidamente. – ¿Atender algo? ¿Todo bien?

Matthew sonrió. – Eres muy… preocupona. Siento como si fueras mi madre cuando preguntas eso.

- ¡No digas tonterías! – Gruñí mientras veía que el me tapaba la boca.

- Baja la voz. – Matthew se sentó a mi lado. – Dime… ¿qué le sucedió a tu hermano?

Me quedé en blanco. - ¿Hermano? ¿Cómo lo…?

- Cuando entré… murmurabas algo de "hermano". Eres muy escandalosa cuando duermes. – Matthew sonrió mientras se levantaba. – En fin. Nos veremos después, llegaré en la tarde. Avísale a Lyndis, ¿sí?

Gruñí mientras veía como el rubio salía de la habitación. Me tumbé en la cama. ¿Hermano? No recordaba la última vez que vi a mi hermano… a ninguno de ellos.

El sol comenzaba a salir, decidí levantarme rápidamente, al haber perdido el sueño. Rath estaba preparando a su caballo. – Buenos días. – Dije mientras lo veía.

El chico se volteó de golpe, mientras se acercaba a mí. – Giselle, ¿qué tal descansaste? – Sonreí mientras cruzaba los brazos. – Yo… Lucius me dijo lo que sucedió. No sé cómo agradecerte…

Guardé silencio. – No tienes nada qué agradecer. Tenemos que partir a Caelin. – Sonreí mientras veía los caballos de Sain y Kent.

Rath me vio fijamente. – Debe de haber… algo que puede hacer por ti. – El chico bajó la cabeza.

- Deja de decir eso. Cualquiera hubiera hecho eso, en mi situación. – Los chicos comenzaron a salir de la posada. Wil corrió al verme.

- ¡Aquí estás! Creíamos que ese terrible ladrón te había llevado al no encontrarlos dentro. – Wil gritó mientras me sacudía de los hombros.

- L-Lo siento mucho. No podía conciliar el sueño, así que… salí un rato, y vi a Rath. – El chico se encogió de hombros.

- Bueno, si nos apuramos llegaremos pronto a Caelin. – Kent se subió a su caballo.

Lyn levantó la mirada. – Pero… qué lejos se ven las montañas. – Wil y yo nos acercamos a ella. – Hemos recorrido un largo camino. – Dijo mientras me sonreía. Levanté la mirada.

- ¡Lady Lyndis, Giselle! – Sain gritó mientras señalaba un camino. – Por ese camino llegaremos en un par de días al castillo.

Kent vio a Lyn. – Pero debemos darnos prisa, sin contratiempos.

- Dos días… aguanta un poco más, abuelo. – Lyn sonrió mientras cerraba los ojos.

Todos nos dimos la vuelta, mientras Florina se acercaba a Lyn. Sain colocó una mano en mi hombro. – Irás conmigo. No confío en que vayas con Rath, no es tan perceptivo como yo.

Rath lo vio de reojo. Me sonrojé mientras veía como los dos chicos intercambiaban miradas, nada agradables. – Ehm… Sain, no sucede nada. Yo…

- ¿Tienes algo que decirme? – Rath se colocó su arco mientras veía a su caballo.

Sain sonrió. – Es EVIDENTE. Tu, mi joven amigo, no sabes cuidar a una dama. – Sain sonrió. Rath se colocó frente a él.

- Lo que sucedió, fue un accidente. – Rath vio a Sain fijamente.

Sain lo vio molesto. - ¡Y qué si lo fue! Giselle quedó gravemente herida.

Wil y Lucius vieron a los dos jóvenes. Yo retrocedí un poco. – Bueno, bueno, "gravemente" es una palabra… grave. Si así fuera, ella no se podría poner de pie. – Wil me vio fijamente.

Rath gruñó. – Ella está bien. Lucius la curó, ya que Serra estaba demasiado asustada.

- ¡Eso también fue tu culpa! ¡La mujer estaba bañada en sangre! – Sain gritó mientras me señalaba.

Lucius los separó rápidamente. – Chicos, vamos. No hay por qué pelear, ¿sí? Ella está bien.

- Y estará mejor mientras más lejos esté de este tipo. – Sain cruzó los brazos.

- Basta, Sain. – Kent me dio la mano. – Debemos seguir adelante. Tus pequeños berrinches no nos ayudan. – Todos vieron a Sain que gruñía viendo a Rath. Los dos se subieron a sus caballos y comenzaron a avanzar. Tomé aire mientras bajaba la mirada. – No es tú culpa que Sain sea así. Le pediré que se disculpe con Rath.

- Gracias, Kent. – Sonreí.

- Se avecina el peligro. – Nils vio a Ninian. Todos los volteamos a ver.

- ¿Qué? – Lyn tomó su espada.

Sain vio a su alrededor. - ¿Seguro? No veo nada…

- También lo presiento. Estoy segura. – Ninian cerró los ojos, mientras Nils la veía. – Ah… ¡Alto!

Todos nos detuvimos, mientras se escuchaba como algo cortaba el aire. - ¡Ballestas! Lady Lyndis… - Kent gritó, Lyn retrocedió un poco, mientras todos veíamos alrededor.

- ¿De dónde ha salido eso? – Lyn vio a Florina que bajaba lentamente.

- ¡Tienen una ballesta! – Dijo mientras veía a Lyn de reojo.

Sain sonrió. – Lord Lundgren de está enojando. Emplear una máquina de guerra no es cosa despreciable.

Lyn vio a Kent. - ¿Qué es una ballesta?

- Es un arma diseñada para atacar a distancia. Sólo la pueden usar arqueros, pero es devastadora. – Kent me vio de reojo.

- Florina, ¡quédate en tierra! – Sain vio a la pelimorada, que lo veía sin decir nada. - ¡Si vuelas, la ballesta te apuntaría en un instante!

La chica me volteó a ver, sonreí mientras me encogía de hombros. – Lo mejor será que esperes hasta que logremos deshacernos de ella.

- ¿La mejor manera de hacerlo es…? - Lyn vio a Kent.

- Usemos de cebo a alguien que tenga muy buena defensa, así el enemigo gastará proyectiles. – Kent vio a la ballesta a lo lejos.

Sain sonrió. – Así llegaremos hasta él, y lo atacaremos.

- Sólo queda lo más importante. – Lyn y yo vimos a Wil. - ¿Sabes manejar una ballesta?

Wil cruzó los brazos y levantó la mirada. – Bueno, nunca lo he intentado. Debe ser… como un arco enorme. Puedo intentarlo.

Lyn y yo sonreímos. – Inténtalo, por favor.

Todos corrimos lentamente, Dorcas me volteó a ver. – Iré primero, podremos acercarnos a él, así Wil podrá subir, mientras nosotros vamos contra él.

Nos acercamos lentamente, mientras Dorcas iba al frente. El arquero nos vio y bajó de la ballesta. – Están acabados. – Unos caballeros, un mercenario y otro arquero se acercaban a nosotros. – Rath y Dorcas se encargaron de los caballeros, mientras Lyn acababa con el mercenario.

Sain atacó a un arquero, mientras Kent se encargaba del otro. – ¡Wil, todo listo!

El arquero subió a la ballesta. – Este sujeto usó muchos proyectiles, sólo queda uno. – Unos guardias se acercaban, junto con unos bandidos. – Demonios…

- Sain, ve hacía los guardias con Rath y Dorcas. Nosotros nos encargamos de estos. – Kent gritó mientras lanzaba una jabalina. Los enemigos caían uno tras otro. Un general nos vio de lejos, era el momento.

- Malditos, han tomado la ballesta… - El general nos vio fijamente. – Atraparé a la chica, y se la llevaré a Lord Lundgren.

Rath lanzó una flecha. El general sonrió. – Eso sólo me hace cosquillas, niño. – Yogi sonrió.

- Su armadura es demasiado gruesa. – Rath retrocedió un poco.

Lucius levantó su mano. – Intentaré debilitarlo.

- Iré después de ti. – Dorcas sonrió mientras levantaba su hacha.

Lucius atacó al general mientras Dorcas lo remataba de un golpe. Yogi cayó de un golpe. – Lord Lundgren… te he fallado.

Kent vio a Lyn. - ¿Ya está? – La chica vio a Kent.

- Eso parece. – Kent le respondió. – No hay más soldados enemigos alrededor. Pero… hay algo que me preocupa…

Lyn vio al pelirrojo. - ¿Qué sucede?

- Esos soldados… - Vi fijamente a Kent mientras bajaba de su caballo. - … eran soldados de Caelin. Muchos de ellos eran conocidos míos… me entrené con ellos. Aún así, no dudaron en atacarnos.

Sain se acercó a nosotros. – Son viles traidores. – Sain se rascó la nuca. - ¡Qué mejor! Así hay menos resistencia en el castillo.

- Espero que así sea. – Kent tomó aire.

Lyn vio a los hermanos, que se acercaban con Serra y Florina. – Me alegra que Nils y Ninian estuvieran con nosotros. Si me hubiese alcanzado el primer disparo…

Todos guardamos silencio. – Nos honra haberte sido útiles… - Ninian sonrió.

- No te defraudaremos. – Nils sonrió.

Lyn sonrió. – Lo sé, confío en ustedes.

Matthew sonrió mientras veía a todos. - ¿Cómo? ¿Tan rápido se encargaron de todo? – Me dio unas palmadas en la espalda. - ¡Genial!

- ¿A dónde rayos te habías ido? – Lyn gritó mientras veía a Matthew.

- Fui a aquel pueblo a sacar información. – Sonrió mientras nos veía. – El esfuerzo valió la pena.

Lyn se acercó a él. – Bueno, cuéntanos.

Matthew bajó una bolsa. – Primero que nada, la enfermedad del marqués es real. Lleva en cama casi tres meses.

Lyn bajó la mirada. – No… abuelo… - Kent colocó una mano sobre su hombro.

- Oí un rumor interesante, sin embargo. – Matthew nos vio a todos. – La gente cree que el marqués fue en envenenado por alguien…

- ¿Cómo? – Lyn vio fijamente al rubio.

Matthew cruzó los brazos. – Y ese alguien… - Soltó una risita. – Bueno, nadie se atreve a pronunciar su nombre. Pero, dicen que en cuanto el marqués cayó enfermo, un noble tomó el castillo como si fuera suyo. – Matthew sonrió. – Y, con un poco de dinero, el posadero me dio un nombre. Es el propio hermano del marqués: Lord Lundgren.

- ¿Por qué? ¿Cómo lo dejan salirse con la suya? – Lyn gruñó mientras bajaba la mirada. – Los lugareños saben que él está matando a mi abuelo, ¿y nadie mueve un dedo contra él? ¿Por qué?

Kent vio a Matthew. – Los rumores de la gente no tienen relevancia.

- Eso es lo que sé, por ahora. – Matthew se encogió de hombros. – Y de aquellos sirvientes leales del marqués cuyos rumores habrían sido creíbles, no queda nada. – Matthew vio al pelirrojo.

- ¿Dices que les cerraron la boca? – Lyn vio al ladrón.

Matthew levantó la mirada. – Es… una suposición justificable.

Kent negó con la cabeza. – Esto es increíble.

- Pero queda la peor noticia. – Matthew cerró los ojos con las manos en su cintura.

Sain gimió. -¿Qué? ¿Hay más?

- Ha aparecido una impostora que asegura ser la nieta del marqués. – Matthew vio a Lyn, a lo que Kent y Sain no vieron con agrado. – Bueno, eso es lo que Lundgren le ha dicho a quien quiere oírle.

Lyndis vio a Matthew. - ¿Y eso qué significa?

Matthew sonrió. – La gente espera a dos caballeros y a una dama que reclama el trono del castillo de Caelin.

Sain gruñó. - ¡Eso no puede ser!

- ¿Traidores? ¿Nosotros? Eso es ridículo. – Kent cruzó los brazos.

Lyn miró a Matthew. – ¿Me dices que soy una impostora?

Vi como Matthew comenzaba a fanfarronear. - ¿Tienes forma de probar tu linaje?

- Cuando mi madre se unió a los Lorca, no se llevó nada de Lycia. – Lyn bajó la mirada.

Sain sonrió. – No hace falta, tu parentesco es suficiente. El propio marqués de Araphen lo reconoció. ¡Tu rostro es la prueba!

Kent vio de reojo a la chica. – Podrían decir que encontramos a una parecida en cualquier lugar. – Kent me volteó a ver. – Nos ven como traidores, nuestra palabra no tiene validez. Nuestra única esperanza es ver al marqués de Caelin.

Lyn vio a todos. – Debemos darnos prisa, sino… mi abuelo… - La chica levantó la mirada. – Tengo que verlo, aunque sea lo último que haga.

- Tenemos que trazar un buen plan. – Matthew vio a los demás. – Cuando vayamos al castillo, los soldados de la zona nos causaran varios problemas. – Matthew los vio. – Ya los tacharon de traidores, sea como sea.

Lyn sonrió. - ¡Ya sé! Eliwood… - Lyn vio a Kent. – Parecía agradarle nuestra intención. Todavía debe estar en Kathelet. Si hablamos con él, podría ayudarnos.

- ¡Es una buena idea! – Kent sonrió.

Sain subió a su caballo. - ¡Vamos!

- ¡Regresemos a Kathelet! – Lyn sonrió.

Ir a ver a aquel Lord pelirrojo de nuevo… todo iría bien. Y después, ¿qué sucedería?

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~



Smile, it scares people
avatar
jenny-demon
Princesa de Elibe
Princesa de Elibe

Femenino Cabra
Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 30/08/2010
Ubicado en : En el imperio, unete a nuestro lado! Tenemos pay!!!

Personaje del rol
Nombre: Themis
Rango: General
Experiencia:
100/100  (100/100)

http://jenjen-deidei.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Vieja Travesia

Mensaje por Dark_Angel el 2/10/2010, 10:33 pm

Muajajaja, yo me lo he leido todito, todito... jajajaja, es genial! La manera en la que incluiste a los hermanos *tos* ehm, seh! Leanlo en fanfiction antes de que siga spoilereando!!!!
avatar
Dark_Angel
Recluta
Recluta

Masculino Serpiente
Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 02/10/2010
Ubicado en : Tellius

Personaje del rol
Nombre: Athan
Rango: Soldado Raso
Experiencia:
23/40  (23/40)

Volver arriba Ir abajo

Re: Vieja Travesia

Mensaje por amaratsu el 16/10/2010, 4:38 pm

Me atrevo a decir que este es uno de tus mejores fics (y uno de los más largos que se me ha permitido leer).

Increible! Eres mi escritora favo... ok, no digo eso! Se lo mucho que te molesta que te digan escritora XDDD

Sigue asi, nos vemos!

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~



Seré tu eterno enamorado y te aseguro que todas las noches te amaré
avatar
amaratsu
Rey de Macedonia
Rey de Macedonia

Masculino Caballo
Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 15/10/2010

Personaje del rol
Nombre: Antony
Rango: Recluta
Experiencia:
12/25  (12/25)

Volver arriba Ir abajo

Re: Vieja Travesia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.